Juan Echanove: la solvencia dramática del antigalán


Su estatura normal y silueta oronda lo alejan del galán, pero su talento dramático, su ponderado oficio y su versatilidad lo convierten en el mejor actor de su generación. Por trayectoria y reconocimientos varios, Juan Echanove Labanda es un lujo para la serie Cuéntame (La Primera), que ahora mismo le da popularidad como Miguel, el hermano menor de Antonio Alcántara, personaje que viste su buen amigo Imanol Arias, junto al que protagoniza desde el 2010 la serie documental Un país para comérselo (La Primera).

De cuna madrileña y camino de los 51 años, se formó en Arte Dramático en dos cursos después de abandonar Derecho. Comprometido con la izquierda y una de las cabezas visibles de aquel «No a la guerra», además de otras batallas, por paradojas de la vida su mayor momento de gloria se lo debe a su registro de Franco en la espléndida Madregilda (1993), de Francisco Regueiro. Se llevó el Goya (ya lo tenía como secundario por Divinas palabras, en 1987) y la Concha de Plata en San Sebastián. Aunque su pasión es el teatro (su primer papel destacado fue en 1984, con Electra), su aparición en Tiempo de silencio (1986) a las órdenes de Vicente Aranda lo llevó a la serie Turno de oficio (La 2, 1986-1987), en la que interpretaba al joven abogado Cosme.

A partir de ahí el nombre de Echanove se multiplicará en numerosas series, compartidas con apariciones en el cine, a las órdenes de directores como Colomo, García Sánchez, Gutiérrez Aragón, Barroso, Díaz Yanes, David Trueba y Pedro Almodóvar en La flor de mi secreto (1995), entre muchos otros. De haber trabajado en Los Ángeles, Echanove sería uno de esos sólidos secundarios del cine y la televisión de Hollywood, por poseer una cualidad reservada a los grandes, un rostro capaz de comerse un primer plano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Juan Echanove: la solvencia dramática del antigalán