«Que dure la etiqueta del Duque»

El intérprete regresa a Telecinco convertido en el capitán del «Alakrana»

Silvestre en una escena de la serie sobre el «Alakrana».
Silvestre en una escena de la serie sobre el «Alakrana».

madrid / colpisa

Desde que mataron al Duque en Sin tetas no hay paraíso, Miguel Ángel Silvestre no ha parado de encadenar proyectos de cine -actualmente rueda The Pelayo?s, pero ha tenido que interrumpir la grabación porque se cayó y anda con muletas-. Con la miniserie Alakrana regresa a Telecinco, la cadena que lo lanzó al estrellato, lo que le valió una etiqueta de la que no se desprende... ni quiere. Ahora se mete en la piel del capitán del atunero vasco en una historia que conmocionó al país.

-¿Cómo ha sido darle vida al capitán del «Alakrana»?

-Una experiencia mágica, pero bastante dura. Aunque duro fue lo que ellos vivieron; nunca nos podremos imaginar realmente aquel drama. Cuando nos ataban en el barco durante el rodaje pedíamos que lo hicieran fuerte para meternos en el personaje. Así te das cuenta de lo que tuvieron que sufrir.

-¿Cuando le ofrecieron el papel, se veía como capitán?

-Me gustó mucho el guión y desde el principio quise estar en él. Hablaba de los personajes no como héroes, sino como supervivientes. Y se dan los puntos de vista no solo de los marineros, sino también de los africanos que viven una situación compleja allí.

-Pero es un capitán un poco joven....

-Es que es su primer viaje, que coincide precisamente con el último del patrón. Ese contraste es muy bueno. El capitán empieza y quiere hacerlo muy bien, pero de pronto siente que se está saltando las normas y que eso le supone una responsabilidad muy grande.

-¿Ha podido hablar con el capitán del «Alakrana»?

-No. Ellos decidieron mantenerse al margen de toda esta historia y de la prensa. Supongo que no querían recordar situaciones tan dramáticas como las que vivieron. De hecho, preparando el personaje no encontré ninguna declaración del capitán. Por eso me fui tres días al País Vasco y estuve pescando en un atunero. Fue una experiencia muy bonita. Mientras convivía con ellos intenté inspirarme.

-¿Cómo espera que sea su regreso a la televisión?

-Deseo que la gente disfrute mucho con esta historia y conecte con ella. No en vano, en su momento paralizó a España.

-Y que tenga tanta audiencia como «Sin tetas no hay paraíso»...

-¡Eso sería toda una suerte!

-Porque al Duque lo mataron, pero usted sigue con la etiqueta.

- (Risas). ¡Y que dure! Es una etiqueta para mí muy bonita.

-¿No le molesta que le llamen así?

-¿A mí? ¡Qué va! Me parece muy bien y le tengo mucho cariño a ese personaje. Me ha traído cosas muy bonitas.

-¿No se siente encasillado?

-No. Desde entonces he hecho otros trabajos y he intentado meterme en otros personajes.

-¿Cree que ha demostrado ya que es más que una cara bonita y un buen cuerpo?

-No lo sé. Cuando la gente lo vea ya dirá. No me he planteado eso.

-Volver a la televisión es regresar al ojo mediático.

-El cariño de la gente siempre es bueno.

-Pero hubo un momento en el que estuvo bastante estresado...

-(Se lo piensa). No tanto (risas).

-¿Cómo va el salto a Hollywood?

-De momento aquí se está muy bien.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

«Que dure la etiqueta del Duque»