No «vale-tudo»...

MIGUEL ANXO FERNÁNDEZ

TELEVISIÓN

01 feb 2005 . Actualizado a las 06:00 h.

ES TAL la modernez visual (no es lo mismo que modernidad...) que saturó la entrega de Diario de... (Tele 5) en torno al mundo de las peleas de lucha extrema, tanto que al final lo de menos fue lo que Mercedes Milá nos quiso comentar sobre el vale-tudo. Era tal el mareo de imágenes, el ritmo supuestamente taquicárdido, las angulaciones de plano, los virados de colores, que el cámara parecía aquejado del baile de San Vito. Y no hay nada peor que un cámara estresado... Sobre todo cuando se pretendía denunciar el turbio mundo de las peleas clandestinas, algo así como los nuevos gladiadores que se parten la cara y hasta pueden palmarla. Mercedes se fue a la valenciana Mislata, en donde hace unos meses se celebró una de estas veladas. Lo que pudo tener de audaz, y vendieron como un reportaje de riesgo, se diluyó en un look visual anacrónico al que sólo faltó el adecuado toque sonoro, ruidoso, claro. La información llegó al espectador distorsionada, desdibujada, en un estilo de televisión delirante. El colmo fue cuando finalizada la emisión, Mercedes apareció con Sardá en la espera de Crónicas marcianas para calentar motores y comentar el trabajo. La carcajada inevitable surge cuando Mercedes se comparó con Michael Moore en lo de llegar al lugar y comprometer al alcalde y al concejal que autorizaron la velada. Va cara la modestia.