Kennedy, pájaro

INTERFERENCIAS | O |


SE SABÍA que J.F.K. no era un angelito, pero Los secretos de Kennedy, que emitió Documentos TV, da la puntada al mito. Conviene no dejarse llevar por lo que ves o lo que te cuentan, y conviene activar como mecanismo de defensa el sentido crítico y los conocimientos propios. Eso de que la tele es patente de corso, es injusto y además no es... Pero los promotores del documental hilvanaron sus argumentos y recurrieron a testimonios incuestionables. Asesores presidenciales, historiadores, y combatientes en Bahía de Cochinos. Ex-agentes de la CIA, FBI y KGB. Abogados e hijos de mafiosos. Demasiado peso para las alforjas de la inocencia. John Fitzgerald Kennedy era humano, eso lo sospechábamos aunque en aquellos tiempos presidir la primera potencia mundial implicaba una aureola mítica que la Historia escarba con facilidad porque sus pies no eran de acero. Documentos desclasificados, pero sobre todo los testimonios, confirman los coqueteos de John y su hermano Robert con la Mafia, lo sui generis de las relaciones soviético-norteamericanas, y que J.F.K. flipaba con las señoras monas. Las llevaba a la piscina para que «se desnudasen» y si se negaban, les pedía que se metiesen en el agua, se despojasen del bañador y lo arrojasen a los bordes. Jugaba a acertar de quien eran. Entonces las chicas se acercaban y J.F.K. se deleitaba con la proximidad visual de sus encantos. Qué pájaro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Kennedy, pájaro