La ola de calor pulveriza récords en España con registros de hasta 46,8 grados

SOCIEDAD

Eduardo Manzana | EUROPAPRESS

Valencia registra la máxima más alta en 150 años, superando en 3,4 grados la anterior marca

11 ago 2023 . Actualizado a las 09:01 h.

España ha vuelto a registrar un tipo de episodio meteorológico que no es para nada habitual. Se llama «evento que destroza récords». El término se popularizó tras la histórica ola de calor en Canadá en el verano del 2021, cuando donde las temperaturas alcanzaron los 49,6 grados.

Este año, el primero se registró en abril en Córdoba. En la estación meteorológica de la Aemet no solo se alcanzó un máxima histórica de 38,8 grados, sino que pulverizó a la anterior que era de 34 grados. Este jueves ha vuelto a darse otro caso en Valencia. «El aeropuerto de Valencia ha alcanzado 46,8 grados, lo que supone 3,4 más que el récord anterior, registrado en 1986. Es la más alta en más de un siglo y medio de registros», confirmaron desde la delegación valenciana de la Agencia Estatal de Meteorología.

En una serie histórica de 150 años lo normal es que se vayan rompiendo récords en todas las direcciones. Pero en el contexto de calentamiento global, en lo referente a las máximas cada vez resulta más complicado y si se establece uno nuevo suele ser de 0,1 grados o 0,2 respecto al anterior. Desde luego no 3,4 grados de diferencia como ocurrió ayer. «El viento de poniente, junto con la masa de aire extremadamente cálido procedente del norte de África ha disparado los termómetros en el este peninsular», insisten desde la Aemet.

Ayer estaba previsto el pico de la ola de calor en España y no defraudó en absoluto. La configuración atmosférica era propicia para disparar el termómetro. «El calor se debe a la llegada de una masa de aire desde el norte de África, cargada además de polvo en suspensión, cuyo origen son grandes tormentas de arena en el Sáhara», apunta la agencia meteorológica.

Hoy, la tercera ola de calor del verano comenzará a reducir tanto su intensidad como su extensión en la Península y, aunque las temperaturas seguirán muy altas en todo el país, el riesgo (amarillo), riesgo importante (naranja) o extremo (rojo) por temperaturas que pueden superar los 44 grados seguirán afectando a 25 provincias, según avisa la AEMET.

En concreto, tendrán riesgo extremo (rojo) por altas temperaturas las provincias de Córdoba y Sevilla, que llegarán o pasarán de 44, mientras que Cádiz, Huelva, Granada, Málaga y Jaén tendrán aviso naranja por temperaturas de entre 40 y 43. Solo Almería se librará en Andalucía este viernes del aviso por calor, aunque tendrá una máxima de unos 35.

Inundaciones en Noruega

El calor se manifiesta de muchas maneras, no solo elevando el termómetro hasta valores inhóspitos. También puede alimentar fortísimas tormentas que descargan enormes cantidades de agua. Esto está pasando en Noruega. El sur del país se encuentra en alerta roja en medio de las crecidas históricas de varios de sus ríos, que han provocado corrimientos de tierra devastadores y han desbordado varios ríos, entre ellos el mayor del país, lo que ha obligado a la evacuación de miles de personas. «El peligro no ha pasado y la alarma se mantendrá al menos en los próximos días», advirtió ayer a la población el primer ministro del país nórdico, Jonas Gahr Store.