«Con esta axilidade vacinas a miles nunha tarde»

Borja Casal SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

Sergas

Del millar de citados para la prueba de vacunación masiva en Santiago recibieron su dosis 839

13 mar 2021 . Actualizado a las 11:46 h.

Después de meses sin apenas coches, el aparcamiento de la Cidade da Cultura, en el monte Gaiás de Santiago, se volvió a llenar este jueves para dar cabida a todas las personas llamadas al primer ensayo de vacunación masiva en Galicia. De las mil citadas por SMS y llamada pregrabada, de entre 50 y 55 años, se presentaron finalmente 844 (cinco no se pudieron vacunar por incompatibilidades), que llegaron a Compostela desde distintas partes del área sanitaria para recibir una de las 30.000 dosis de AstraZeneca que el Ministerio entregó el martes al Sergas y con las que en principio no contaban.

El espacio escogido para esta prueba piloto fue la sala Eisenman de la Cidade da Cultura, habilitada con 16 puestos de vacunación separados por paneles y que se espera que funcionen a pleno rendimiento a partir del sábado; en esta jornada tan solo se utilizaron diez de ellos y el tiempo medio por persona fue de dos minutos. Las primeras dosis empezaron a administrarse a partir de las 16 horas -a las 14.30 llegó el personal médico y poco después las vacunas- y la cola de gente fue avanzando con rapidez, en mayor o menor medida según los imprevistos dentro de la sala, donde se preguntaba sobre alergias o vacunas previas. Los pequeños retrasos fueron por problemas de lectura con los códigos QR, con la cita, en los móviles.

XOAN A. SOLER

A medida que iban saliendo, los ya vacunados tenían orden de esperar un cuarto de hora en un espacio cercano, con presencia de Cruz Roja, por si alguien presentaba malestar. «Foi moi rápido e moi coordinado», describía Mario Hernández minutos después de recibir la dosis junto a su hermano Carlos, que añadía que «con esta axilidade vacinan a miles de persoas nunha tarde». Ambos, de 54 y 51 años, se mostraron alegres tras el pinchazo. «Somos comerciais de viño para toda España e a vacina dá máis tranquilidade para andar por aí fóra da casa», apuntaba Mario.

«O sitio está ben. Teño feito varias PCR en lugares peores e estar á intemperie»

Buenas sensaciones también las tuvo Lucía Hermida, una noiesa de 53 años que visitaba este jueves la Cidade da Cultura por primera vez. «O sitio está ben. Teño feito varias PCR en lugares peores e estar á intemperie», explicaba Lucía, más tranquila después de la primera dosis. «Traballo nunha conserveira e alí estamos moita xente. Cumprimos cos protocolos, pero coa vacina vas máis tranquila», afirmó.

Para completar la inmunización, los vacunados este jueves tendrán que recibir la segunda dosis de AstraZeneca, aunque todavía no saben cuándo será: a algunos no les precisaron tiempo y a otros les dijeron que en torno a 12 semanas. Desde el área sanitaria señalan que, en cualquier caso, todos recibirán un SMS en torno a ese tiempo con su cita para el segundo pinchazo de la vacuna.

La UE insta a seguir la vacunación con AstraZeneca, detenida en nueve países

j. v. lado

Dos fallecimientos y 30 episodios tromboembólicos entre casi cinco millones de vacunados no son, a juicio de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), motivo suficiente para detener la vacunación con las dosis de AstraZeneca, como han hecho por precaución Austria, Dinamarca, Noruega, Islandia, Italia, Estonia, Lituania, Letonia y Luxemburgo. En algunos casos, por un período de 14 días, y en otros, con respecto a un lote concreto.

«Actualmente no hay indicios de que la vacunación haya causado esas afecciones, que no se enumeran como efectos secundarios de esta vacuna. La posición del Comité Europeo de Farmacovigilancia (PRAC) de la EMA es que los beneficios de la vacuna continúan superando sus riesgos y puede continuar administrándose, mientras se están investigando los casos de eventos tromboembólicos y otras afecciones relacionadas con los coágulos de sangre», aseguró la agencia ayer por la tarde en un comunicado, en el que se indica que «el número de eventos tromboembólicos en personas vacunadas no es mayor que el observado entre la población en general».

Seguir leyendo