«Préstame coser, pero non calquera cousa»

Patricia González es la responsable de que muchos vigueses acudan a la celebración de la Festa da Reconquista vestidos a la usanza de la época. Pero su trabajo abarca también otras líneas poco convencionales


Vigo

«Teño moitos frontes abertos, pero eu defínome como costureira», dice Patricia González (1971, Vigo). Es costurera, sí, pero con sus peculiaridades y añadidos. Desde hace muchos años es la responsable de que los vigueses no vayan disfrazados a la Festa da Reconquista. «Para min foi moi importante cambiar a palabra disfrace por ir vestido de...», explica. Para llegar a esos trajes de gallegos de principios del siglo XIX hay detrás un trabajo de investigación y estudio tanto en libros como a través de la tradición oral. «Daquela tampouco había tanta xente que se dedicara ao tema do traxe tradicional, había mulleres que cosían, pero non se fixaban de onde viña e por que era así ou que tecidos eran; eu metinme de cheo. A min préstame coser, pero non calquera cousa, préstame que o que faga teña unha historia, un percorrido», apunta Patricia González. No en vano tiene también gran relación con el mundo de la música, y actualmente, forma, con su pareja, el dúo Acordeireta. De hecho, hasta ha realizado velas para embarcaciones tradicionales.

La suma de costura y música también ha llevado a Patricia González, de una manera un tanto casual, a realizar fundas para instrumentos tradicionales, que no solo vende en Galicia sino también en otras autonomías, e incluso en el extranjero. «Hai anos, comprara un tambor que me custara 40.000 pesetas, e como daquela non había aquí fábricas de fundas de instrumentos, collín unhas teas e fíxenlle unha funda. Ao luthier, que era Carlos do Viso, de Redondela, gustoulle moito e pediume que lle fixera unha para o seu bombo, e quedou encantado. A partir de aí, a xente da Escola Tradicional de Vigo comezou a pedir fundas, incluso para arpas. Empecei, e agora facemos fundas para moitos sitios», resume la costurera de Saiáns.

«Eu quero saber de onde veño e cara onde vou, non quero deixar de facer o que se facía antes, pero creo que a nosa historia ten que seguir crecendo, tanto a nosa historia musical como téxtil», señala la costurera para explicar su filosofía profesional. Con esos pilares era inevitable que llevase la tradición a una línea de confección contemporánea, pero sin perder de vista su norte. «Hai pouco vendín uns abrigos con debuxos de petróglifos a unhas rapazas de Barcelona, que non eran galegas; gustáronlles moito, pero cando lles expliquei que eran aqueles debuxos aínda quedaron máis encantadas», afirma esta mujer. Esta nueva línea de confluencia entre la modernidad y la tradición llegó el pasado año a la gala de entrega de los Premios Goya. Amador Arias, actor en la película O que arde, de Oliver Laxe, portó entonces un traje, que ella llama Castelao.

A pesar de que Patricia González no se queja por cómo le van las cosas, a pesar de la grave crisis derivada por la pandemia, sí muestra cierta tristeza por la disminución, cada vez mayor, de personas que cosan en Galicia. «Eu teño que dar chollo porque non dou feito todo, pero tampouco atopas talleres de confección como había antes, nin hai xente. Entrestíceme porque as señoras maiores vanse xubilando e a xente nova non ven», concluye.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Préstame coser, pero non calquera cousa»