El duque de Edimburgo no quiere fiestas en su centenario


Si de algo puede presumir la familia real británica es de la longevidad que distingue a muchos de sus miembros. Este 2021 que acaba de comenzar marcará un importante hito para los Windsor, porque el duque de Edimburgo cumple cien años. Y como las cosas de palacio suelen ir despacio, han empezado ya los preparativos para conmemorar una fecha tan señalada. Isabel II quiere agasajar a su marido con una celebración a lo grande, como ya había hecho con su propia madre cuando se convirtió en centenaria. Pero el problema es el propio príncipe Felipe, que no quiere saber nada de festejos públicos. Por algo vive en el campo, alejado de las cámaras, desde que abandonó su papel representativo de la casa real, algo que se ha acentuado todavía más debido a la pandemia y al confinamiento. Ya cuando cumplió ochenta años y le preguntaron qué pensaba de la perspectiva de llegar a ser centenario, el duque aseguró: «No puedo imaginarme nada peor». Por el momento, tiene seis meses por delante para pensárselo.

Homenaje a Diana

La polémica foto del príncipe Enrique con su madre. Quien sigue hurgando en la herida que aqueja a los Windsor es el príncipe Enrique, que publicó junto a su mujer en la web de su fundación Archewell una carta dirigida al año 2021. En ella los duques de Sussex se presentan como hijos de sus madres. Enrique incluye una foto suya sobre los hombros de Diana de Gales, pero no dedica ni una sola mención a su padre ni a su real parentela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El duque de Edimburgo no quiere fiestas en su centenario