Las causas del sorprendente divorcio entre Enrique Ponce y Paloma Cuevas

Martín Bastos

SOCIEDAD

Alberto Martín | EFE

La pareja pone fin a 24 años de matrimonio. Aunque ellos niegan la existencia de terceras personas, al parecer esa sería la causa de la ruptura

01 jul 2020 . Actualizado a las 14:49 h.

Enrique Ponce y Paloma Cuevas se separan tras 24 años de matrimonio y unos cuantos más de relación. Esa es la bomba con la que la revista Semana aterrizaba hoy en los quioscos. Adiós al idílico matrimonio, uno de los más estables del panorama del famoseo español. Él torero, ella hija del torero Victoriano Cuevas, estudió Empresariales y considerada una de las mujeres más elegantes del país por los expertos. Juntos son padres de dos hijas, Paloma y Bianca, nacidas en el años 2008 y en el 2012. Según la publicación, la pareja habría tomado la decisión de poner fin a su matrimonio de mutuo acuerdo tras no ser capaces de superar una crisis que dura ya unos años y están centrados en el bienestar de sus hijas. 

Aunque en Semana aseguran que se trataría de un «desgaste en su relación» algunas fuentes aseguran que la relación se habría roto por la aparición en la vida de Enrique Ponce (48 años), de una tercera persona hace tiempo. Según afirmó Beatriz Cortázar en el programa Es la mañana de Federico, el torero habría iniciado una relación extramatrimonial con una joven mucho menor que él. «Hace meses hubo fotografías que no salieron a la luz. Esto es muy delicado, y por fuentes veraces del entorno (ellos no quieren manifestarse) me hablan de que sí hay terceras personas por parte de Enrique. No de Paloma. Con una relación que se remonta a enero-febrero el 2019, incluso con un viaje a México de ambos. Llegaron a la prensa fotografías que no se publicaron. Estamos hablando supuestamente de una tercera persona, una chica muy joven de no más de veinte años», aseguró la periodista, que incluso se aventuró a dar sus iniciales.

«No hay trámite de divorcio, solo visitas a un despacho abogados. No hay divorcio como tal, ni papeles. Lo que hay es un tiempo de reflexión, de espera, a ver cómo gestionan una crisis que se remonta a casi dos años, año y medio un poco más», añadió.