Portugal estudia abrir las fronteras con España a partir del 1 de junio

begoña íñiguez LISBOA / CORRESPONSAL

SOCIEDAD

MIGUEL A. LOPES

El lunes comienza el desconfinamiento con el acceso al pequeño comercio, jardines y playas, entre otros lugares

30 abr 2020 . Actualizado a las 22:21 h.

Con 25.045 casos positivos, 989 fallecidos y 1.519 recuperados de covid-19 en Portugal, y con un tanto por ciento de contagios al nivel de Alemania, ya que no llega al 1 %, el país es un caso de éxito en la contención de la pandemia, aunque el gobierno del socialista António Costa sigue apostando por la contención y la cautela en la gestión de la crisis del coronavirus, y también en lo referente al desconfinamiento, que comienza el 4 de mayo, tras entrar en vigor el estado de calamidad una vez concluido el de emergencia, vigente desde el pasado 18 de marzo.

La vuelta a la normalidad se hará muy poco a poco, en tres fases, aprobadas este jueves en Consejo de Ministros, en el Parlamento de Lisboa y por el jefe del Estado luso, Marcelo Rebelo de Sousa. El primer ministro, António Costa, ha confirmado las características de cada fase «que evaluarán cada quince días por si tenemos que retroceder si la situación empeora por algún motivo», ha dicho. A partir del próximo lunes será obligatorio en Portugal el uso de mascarillas en transportes públicos y en cualquier establecimiento o lugar cerrado donde se esté en contacto con otras personas fuera del ámbito familiar.

Durante la primera fase del desconfinamiento, del 4 al 17 de mayo, se abrirán, con aforo limitado, los jardines, las playas para hacer deporte, las peluquerías, salones de belleza, establecimientos comerciales de menos de 200 metros cuadrados, los concesionarios de automóviles, librerías y bibliotecas. Los transportes públicos urbanos volverán a ser de pago, los ayuntamientos decidirán el límite máximo en los funerales, se comenzará a entrenar de forma individual en todos los clubes de fútbol de la primera división portuguesa.