La consejera de Sanidad de Castilla y León rompe a llorar y es incapaz de pronunciar los nombres de sus compañeros sanitarios fallecidos

Verónica Casado, en una emocionada intervención parlamentaria, quiso rendir un homenaje a los cinco profesionales muertos en su comunidad por la pandemia, pero acabó entre sollozos

;
Las lágrimas de la consejera de Sanidad de Castilla y León al recordar a sus compañeros muertos

Redacción | La Voz

Este lunes estaba prevista en las Cortes de Castilla y León, la comparecencia de la consejera de Sanidad en la comunidad, Verónica Casado, para dar detalles de la gestión de las crisis sanitaria provocada por el coronavirus en los hospitales y centros sanitarios castellanoleoneses. En ella, tal y como recoge Europa Press, ha facilitado datos sobre el trabajo de los profesionales, detallando que han sido contratadas 4.221 personas en las últimas semanas para reforzar el tratamiento de la pandemia.

Sin embargo, fue al final de su intervención cuando se ha producido el momento más emocionante. Casado, médico de atención primaria de profesión y distinguida en 2018 como la mejor médica de familia del mundo por la Organización Mundial de la Medicina de Familia (Wonca), quiso recordar a los cinco compañeros sanitarios que han fallecido en Castilla y León por COVID-19.

;
La española Verónica Casado es nombrada mejor médico de familia del mundo Esta médica de 57 años ejerce en un centro de Valladolid.

Pero le costó muchísimo poder articular el homenaje. Pasadas más de dos horas de intervención decía: «ni quiero ni puedo acabar mi comparecencia -se le resquebraja la voz- sin hacer una mención especial -hace una pausa para beber agua- a Isabel Muñoz, médico de familia del Centro de Salud Rural Fuente de San Esteban (Salamanca)»... Y ahí, conteniendo las lágrimas se ve forzada a detenerse antes de citar a los otros cuatro sanitarios fallecidos. «No puedo, perdón», comenta para hacer una pausa en la que toma aire y recibe la complicidad de la presidenta de la cámara, sentada a su izquierda. «Tengo que poder», se dice a sí misma para poder completar el fatídico listado: «a Antonio Gutiérrez, coordinador del centro de salud rural Eras de Renueva (León); Luis Fernando Mateos, médico de familia del centro de salud rural Linares de Riofrío (Salamanca); Marisol Sacristán, celadora del Hospital General de Segovia, ¡cuánto lo siento! y a Yolanda Hernando, auxiliar clínica del Hospital Fuente Bermeja de Burgos». Entonces se detiene y recibe el aplauso de los diputados y diputadas presentes en la comisión parlamentaria y finaliza: «Compañeros que han perdido la vida estas semanas, señorías. El COVID-19 ha supuesto un punto de inflexión en nuestra vida». 

Verónica Casado, que ejerció como médico de familia en un centro de salud de Valladolid fue nombrada consejera de Sanidad de Castilla y León en julio del año pasado. Antes ya había sido gerente de Atención Primaria en su comunidad y subdirectora de Planificación Sanitaria del Ministerio de Sanidad.          

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La consejera de Sanidad de Castilla y León rompe a llorar y es incapaz de pronunciar los nombres de sus compañeros sanitarios fallecidos