«Muchos usuarios esperan a que lleguemos para poder conversar»

Carmela dice que las mujeres afrontan el confinamiento mejor que los varones y que no falta quien se lo toma a ligera

;
Carmela hace la compra para una usuaria de ayuda a domicilio Trabaja en ayuda en el hogar desde hace 17 años

vilanova / la voz

Lleva trece años trabajando en el servicio municipal de Axuda no Fogar del Concello de Vilanova, echando una mano en el aseo, la limpieza, la cocina y las compras de las personas que más lo necesitan. Pese al coronavirus, Carmela Padín está dispuesta a seguir al pie del cañón y se considera afortunada de poder trabajar en algo que le gusta.

-¿Cómo está afectando el estado de alarma en su trabajo?

-No cambia mucho, la rutina es la misma, a no ser que hay que extremar las precauciones. Llego al domicilio y me vuelvo a lavar las manos, la mascarilla no la quito en toda la mañana, ando siempre con mi botella de lejía, esterilizo los zapatos antes de entrar y procuro mantener las distancias; en el aseo es inevitable estar a medio metro, pero evitas que se te acerquen demasiado los familiares, sobre todo.

-¿En que consiste esa rutina?

-Va en función de necesidades de cada persona. A unos le vas a hacer la limpieza, a otros la comida y la compra, otros necesitan solo aseo personal y desayuno...

-¿Como organiza el trabajo?

-Tenemos turnos de siete horas. Yo atiendo a seis personas, una hora cada casa, y la otra hora la empleamos en desplazamientos. Vilanova es muy grande.

-En un primer momento, su sector se quejó de falta de material de protección. ¿Cómo es la situación ahora?

-Ahora estamos bien, hay batas, hay guantes, hay gafas... Los primeros días pilló a todo el mundo desprevenido. Todo empezó un viernes y el lunes tuvimos que ir a trabajar. Cada una fue como pudo, yo tenía mascarillas y guantes, pero faltaban mascarillas, aunque al día siguiente fue apareciendo más material.

-Se habla mucho de los héroes del coronavirus: sanitarios, fuerzas de seguridad, personal del supermercado... De las auxiliares de servicio de ayuda en el hogar parece que nadie se acuerda, ¿se sienten olvidadas?

-Sí y no. A lo mejor de cara a la galería no se nos está nombrando mucho, pese a que hacemos una labor importante y peligrosa. Por ese lado quizá sí, pero, por otro, este trabajo te da una satisfacción personal muy grande. En realidad me da lo mismo no salir en las noticias.

-¿Ha cambiado con esta crisis la percepción de los usuarios hacia la labor que desempeñan?

-Creo que es igual. Vas a echarle una mano a las familias y la gente lo agradece.

-¿Hay miedo?

-Sí, por supuesto. Hay miedo, hay respeto, hay responsabilidad, no solo por contagiarte tú, también porque puedes contagiar a otros sin saberlo.

-¿Como afrontan el confinamiento los usuarios, gente mayor y con problemas de movilidad en su mayoría?

-Los que tienen miedo a morir llevan el confinamiento a rajatabla, pero también hay los valientes a los que les da igual, que no ven el peligro. Ahí hay que trabajar mucho este tema.

-¿Por su experiencia, quien lo lleva mejor, mujeres o hombres?

-Las mujeres lo afrontan mejor y cuidan más las medidas de protección, los hombres son más reacios a quedarse en casa

-Además de limpiar supongo que se convertirán, más todavía estos días de aislamiento, en una suerte de confidentes para los usuarios, ¿de qué hablan?

-Muchas veces están esperando a que lleguemos para poder conversar una vez al día, porque viven solos y no tienen familia. El tema principal es todo lo que está pasando, claro: les preocupa muchísimo si va a haber dinero para las pensiones, se preocupan por el trabajo de sus hijos, que sus nietos no puedan seguir los estudios, que los médicos se están muriendo... Yo los escucho, pero tampoco quiero meterles el miedo en el cuerpo, prefiero hablar de otras cosas porque, a ciertas edades, son muy aprensivos.

-¿A qué dedican el resto del día?

-La mayoría a ver la tele y a hablar por teléfono.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Muchos usuarios esperan a que lleguemos para poder conversar»