Ourense

Cada día son más los hogares en los que se sale al supermercado tan solo una vez por semana, o menos, aunque es cierto que todavía son muchos los que se aprovechan de las excepciones del confinamiento y salen a hacer la compra, pasear al perro o a la farmacia incluso una vez por día. Si hay algo que es ya costumbre desde que comenzó el estado de alarma es el abarrotamiento de los establecimientos de alimentación en la previa a fines de semana o festivos, algo que volvió a repetirse durante la jornada del miércoles. En esta ocasión con un poco más de ahínco ya que son varios los súper que cerrarán sus puertas tanto el Jueves como el Viernes Santo.

Empresas como Froiz, Gadis o Día han decidido cerrar sus tiendas hasta el sábado. «Queremos facilitar que nuestro equipo humano pueda recuperarse y descansar dos días seguidos», afirma un comunicado de Gadis. Por su parte, los centros Eroski, Familia o Carrefour sí abrirán las puertas el jueves y lo harán en horario de 9.00 a 15.00 horas. Lo mismo ocurrirá con la plaza de abastos. «El Jueves Santo existe la tradición de comer pescado y nuestros pescaderos tenían muchos encargos para este día, por eso tomamos la decisión de abrir», explica Emilio González, presidente de los placeros. Su opinión con respecto a la situación actual es muy concisa: «Las ventas han bajado en torno al 60 % de lo habitual pero es cierto que el reparto a domicilio está funcionando extraordinariamente bien».

Este nuevo servicio ha dado la oportunidad al mercado ourensano para llegar a clientes a los que antes no podían. «Los vecinos nos felicitan por la rapidez y el buen estado de la mercancía cuando llega a sus casas. Recibimos mensajes de personas que antes no compraban en la plaza por incompatibilidad de horarios -solo abre por la mañana- y ahora nos han descubierto», afirma González. Precisamente por ello se plantean mantener los repartos a domicilio una vez que el estado de alarma finalice. Para los placeros, la jornada del miércoles también estuvo protagonizada por colas de clientes y encargos para llevar. «Fue de locos porque garantizamos que los repartos llegan en el propio día. Se nota que la gente está haciendo acopio, no exageradamente, pero sí para estos días», termina González. Las mismas hileras de gente esperando se repitieron también a las puertas de supermercados como el Aquié, en la calle Doctor Fleming, o el Mercadona. Bien de comida para el confinamiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El acopio de los ourensanos