Feijoo cuestiona el «cierre abrupto» de la actividad y pide que sea más gradual

SOCIEDAD

Coincide con Urkullu en que la restricción puede acabar con muchas empresas

30 mar 2020 . Actualizado a las 08:22 h.

El proyecto de decreto que se dispone a aprobar el Gobierno para restringir cualquier actividad económica que no sea esencial levantó este domingo las suspicacias de algunos presidentes autonómicos, como el gallego Alberto Núñez Feijoo o el vasco Íñigo Urkullu, que reclaman el derecho a poder decir algo en esta materia y que se haga un «cierre ordenado» en algunos sectores, como el conservero o el siderúrgico, para no causar daños mayores.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantenido este mediodía un encuentro por videoconferencia con los mandatarios autonómicos para dar cuenta de la evolución de la crisis del coronavirus en España, de los pasos que se han dado para disponer de más material de protección o de las medidas adicionales que se van a tomar este mismo domingo en un Consejo de Ministros extraordinario para limitar más la actividad económica y la movilidad de las personas.

Y aunque la propuesta de Sánchez tuvo el apoyo cerrado del presidente de la Generalitat, Quim Torra, y de algunas comunidades gobernadas por el PSOE, Feijoo puso de relieve al término del encuentro que «hemos plantado cautelas la mayoría de presidentes», ante la ausencia de anexos al decreto que permitan conocer el impacto de la medida en las empresas o determinados sectores. «Nos preocupa que pulsar el botón de pausa puede ser pulsar el botón de apagado para muchas empresas y puestos de trabajo», esgrimió Feijoo.