Dejan en el buzón sobres con mascarillas para todo el edificio

Fue en A Coruña y cada uno de los sobres tenía tres protecciones


Miguel del Río salió a las 6.30 horas hacia su trabajo en el supermercado, como todos los días. Apurado y espabilando el sueño. Nada que destacar. Dos horas más tarde, su esposa Belén sacó al perro y vio algo extraño en el buzón. «¿Quién repartirá publicidad en pleno confinamiento?», se preguntó. Pero no era folletos. Cada uno de los vecinos de ese edificio de la coruñesa calle Javier López López tenían un sobre con la palabra «Ánimo» y tres mascarillas.

«Vuelvo a tener fe en la humanidad», relata Miguel, que no ha podido identificar a quien hizo la donación anónima. «Pero sospecho de un vecino chino que tiene un bazar, que cerró dos días antes del confinamiento. Aunque no sea él, le daré las gracias cuando lo vea. Por si acaso», avanza este coruñés, que no pierde la oportunidad de concienciar al prójimo: «Me asomo a la ventana y veo a la misma persona saliendo a la calle varias veces al día. La gente se pelea por una bolsa de naranjas cuando hay decenas en el súper. No es fácil esta situación, pero es necesaria. Nosotros salíamos con la perra dos horas al día y ahora apenas unos minutos. Yo sufro estrés en mi trabajo, pero es lo que hay». «Lo de China parecía un chiste y lo de Italia parecía lejos. Hay que ser responsable», concluye.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Dejan en el buzón sobres con mascarillas para todo el edificio