El parón en el textil castiga a sus talleres, con un millar de afectados

Textil Lonia, Adolfo Domínguez y Roberto Verino se ven empujados a hacer un ERTE


ourense / la voz

Cada día que pasa el tsunami provocado por la crisis sanitaria del coronavirus va derribando temporalmente como un castillo de naipes sectores productivos. Uno de los más castigados es el textil. El cierre de las tiendas comerciales y el aislamiento en los domicilios debido al Real Decreto del Gobierno provocó en un primer momento que se anunciaran expedientes de regulación temporal de empleo para los empleados de los establecimientos. Era cuestión de tiempo que los ERTE llegaran también a los talleres de las empresas textiles, que son incapaces de mantener el ritmo de producción, cuando no hay nadie en las calles para comprar. La venta en línea no es suficiente. Hay unos mil afectados que trabajan como administrativos, creativos, diseñadores o modistas en las fábricas ourensanas de Sociedad Textil Lonia, Adolfo Domínguez y Roberto Verino.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

El parón en el textil castiga a sus talleres, con un millar de afectados