Cuatro gotas de agua en el Camino

Dos pares de hermanos gemelos de 72 y 70 años inician en Tui un peregrinaje en homenaje a su padre


vigo / la voz

El Camino de Santiago no requiere ser realizado en la modalidad de relevos, pero si así fuera, los hermanos Gonzalo Graciá podrían completarlo sin despeinarse, llegando a la meta frescos como lechugas como si lo hiciera todo uno. Al menos, en apariencia, porque lo cierto es que aunque son dos pares de gemelos que se llevan casi dos años, son como cuatro gotas de agua.

En lo que más de diferencian es en sus filias futbolísticas ya que los mayores, de 72 años, son del Real Madrid y los pequeños, de 70, del Atlético.

Los peregrinos de origen madrileño (viven entre Majadahonda, Fuenlabrada y Madrid capital) llegaron ayer a Tui y su reiterada fisonomía llamaba la atención a vecinos acostumbrados ya a la silueta de los miles de caminantes que año tras año pasan por delante de sus narices con todo tipo de lemas, retos, camisetas y promesas, cada uno con su macuto, su bastón, sus ampollas y su historia.

La de ellos se cuenta de dos en dos y Conrado hace de portavoz. «Somos una familia de siete hermanos. Primero nació nuestra hermana mayor, un año y medio más tarde mis hermanos gemelos Luis y Manuel y a continuación, 17 meses después, mi hermano Ángel y yo, también gemelos. En tres años mi madre sacó adelante a cinco hijos», cuenta añadiendo que la familia no paró de crecer ahí. Aún faltaban por llegar Jesús y el ultimo, Joaquín. «Nuestros padres, Conrado y Ana, siempre fomentaron una relación muy cercana entre todos», recuerda.

Para ellos, la vinculación con Galicia sigue viva. Se generó en su infancia y ahora la retoman para un proyecto en el que participan los que vinieron al mundo en pareja. «El primer mar que vimos fue el Atlántico, fuimos varios años a veranear a Pontevedra, recorriendo las fiestas que podíamos, que no son pocas», asegura.

Su padre era militar y se quedaban en la residencia de la ciudad del Lérez. «Esa época fue entrañable para todos nosotros», asegura. En realidad confiesa que les hubiera gustado hacer el viaje todos juntos, pero no era posible. «Mi hermana, la de 73 años, no está para hacer ese trayecto y los pequeños no pueden venir», lamenta. Los cuatro que sí lo han logrado quieren convertir este momento en un homenaje a su padre, que quiso verles jurar bandera juntos y un infarto se lo impidió. A ellos les hubiera gustado dedicar más tiempo a este itinerario tan especial y haber hecho el Camino Portugués entero, pero él mismo reconoce no tiene una disponibilidad mayor, ya que tiene un hijo con síndrome de Down que requiere su atención y no puede dejarlo más tiempo con su cuñada «porque ya hace bastante», aclara.

Camino Portugués

El viaje lo empiezan hoy y en el primer trayecto completarán 32 kilómetros hasta Redondela. De allí caminarán mañana hasta Pontevedra, de Pontevedra llegarán a Caldas de Reis el jueves, de allí a Padrón el viernes y de Padrón a Santiago, el sábado, 8 de junio. De esta forma completarán el tramo del Camino Portugués, un itinerario consolidado que se suma al que va por la costa, cada día más de moda, creciendo de forma exponencial el número de peregrinos que eligen esta ruta. Los cuatro hermanos ya hicieron algún tramo del Camino alguna vez en el pasado, pero por separado. «Juntos es la primera vez que vamos a intentarlo y como ya no somos muy jóvenes no sabemos si es la última vez. Nos hace mucha ilusión aunque vamos un poco averiados», reconoce con humor Conrado, que para celebrarlo, encargó para todos unas camisetas que llevan impreso el lema del equipo: «Los mellis en marcha».

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
8 votos
Comentarios

Cuatro gotas de agua en el Camino