Lunes antes de almorzar...


Lunes antes de almorzar, una niña fue a jugar, pero no pudo jugar porque tenía que planchar, así planchaba, así, así… La canción de Fofó, Gabi, Miliki y Fofito vuelve a sonar en la tele pero aquella alegría de la infancia que nos hacía mover el brazo al ritmo de la plancha se revira y se hace eco de toda esa memoria que nos ha construido una imagen errónea de la mujer. ¿Son las letras del reguetón más machistas que las de los payasos de la tele? El debate lo centra Arkano, el rapero de 24 años que acaba de estrenar un programa en TVE rodeado de jóvenes de barrio. Asombra la lucidez de sus reflexiones y el espanto que provoca el drama de muchas chicas que confiesan acoso por parte de sus novios, un control excesivo en su modo de vestir, en el uso del móvil; asombra el sometimiento, la presión, la carga de ellas; espeluzna el relato de una joven que cuenta cómo fue violada una noche de fiesta y asusta ver a esos abuelos que sonrojados cuentan ante la cámara su juventud: «Me casé pensando que mi esposa era mi esclava». Arkano revienta la imagen de los ninis y acerca a golpe de rap una realidad que duele con un lenguaje que se agradece. Sin eufemismos. Arkano frasea y dispara a Maluma, a Julio Iglesias a los payasos y a sí mismo: «Mi primera letra fue machista: ‘Mira, hermano, te clavo la primera, para mirarte a ti, miro las tetas de la camarera’. Lunes antes de almorzar…

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Lunes antes de almorzar...