Olé tú, Kiko Veneno


Llegó en un Mercedes blanco con su pelo canoso y un pañuelo al cuello, esperó a Ariel Rot en esa Isla Mínima que es la Andalucía Baja y el público se rindió. Se rindió a Kiko Veneno, a su modo inteligentísimo y elegante de hacer llegar a la gente la auténtica música del sur, la que nace, crece y se reproduce en la calle. Esa fue la primera lección del nuevo programa de Ariel, Un país para escucharlo, que esta semana estrenó La 2 con gran acierto. Una road movie musical que va acercando y descubriendo a los artistas y productores, jóvenes y no tanto, que desde cualquier punto dan sentido a su pasión. La de Cádiz, Sevilla y Jerez le tocó a ese gran Veneno, que con sabiduría de maestro y la proximidad del talento natural, le presentó a Rot la verdad de una tierra hecha de cante. No salió Rosalía en este programa, estuvieron La Tremendita, David Palomar, Furia Trinidad, Brisa Fenoy, Paco Loco, Tomasito (que además de contar sus giras con Lola Flores, demostró cómo se hace rap con el Padrenuestro) y el grandísimo Raimundo Amador tocando su Gerundina. El programa fue un despliegue de ingenio, de arte y de buen gusto, que tuvo la fortuna de iniciarse con ese pedazo de artista que es Kiko Veneno, que desde el primer instante fue un gran abrazo para un Ariel Rot de altura. En Galicia será Xoel López quien le abra las puertas de este norte esquinado, mientras no llegan, yo sigo escuchando y disfrutando esa luz única del Veneno del sur: olé tú.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Olé tú, Kiko Veneno