Ashley Judd contra Harvey Weinstein: el juez dice que no hubo acoso sexual porque no trabajaba para él

Desestima parte de la demanda de la actriz contra el productor pero mantiene sus reclamaciones por difamación y perjuicio económico

La actriz Ashley Judd y el productor Harvey Weinstein
La actriz Ashley Judd y el productor Harvey Weinstein

REDACCIÓN/AGENCIAS

«Perdí oportunidades profesionales. Perdí dinero. Perdí estatus y prestigio y poder sobre mi carrera como resultado directo de haber sido acosada sexualmente por Harvey Weinstein y de haber rechazado ese acoso sexual», es lo que denunció Ashley Judd, una de las primeras mujeres en alzar su voz contra el acoso sexual dentro del movimiento #MeToo

La actriz denunció al todopoderoso productor en abril de 2018 y ahora un juez juez federal de Los Ángeles (EE.UU.) ha rechazado parte de esa demanda, según informa el medio especializado Variety.

Desestima la acusación sobre acoso sexual porque considera que, en el momento del supuesto delito, la artista no tenía una relación profesional con el productor.

Eso sí, las reclamaciones por difamación y perjuicio económico continuarán su curso en los tribunales.

Según el relato de Judd, Weinstein intentó sobrepasarse durante un encuentro de negocios que tuvo lugar en un hotel de Beverly Hills (California, EE.UU.) entre finales de 1996 y principios de 1997.

La actriz acudió a una reunión con Weinstein, que le recibió en bata y le pidió que le diera un masaje, a lo que Judd se negó.

También le pidió que le ayudara a elegir su ropa y que viera cómo se duchaba, dos proposiciones que rechazó asimismo la actriz.

Ante la negativa de Judd, Weinstein comenzó presuntamente una campaña de difamación contra la actriz en Hollywood para impedir que tuviera acceso a papeles importantes en, por ejemplo, las películas de The Lord of the Rings que dirigió Peter Jackson.

«Mis oportunidades profesionales, después de haber sido difamada por Harvey Weinstein, se redujeron significativamente... Mi carrera se vio perjudicada porque rechacé las insinuaciones sexuales del señor Weinstein. Sé que esto es un hecho», insistió la actriz.

Como respuesta a estas acusaciones, Weinstein defendió en julio que la intérprete esperó demasiados años para presentar su denuncia.

«La demandante ciertamente supo del supuesto acoso sexual y sus traumas, si los hubo, en el momento del encuentro en el hotel», afirmó.

¿Qué ha sido de los acusados del MeToo?

María Viñas

Repasamos en qué punto se encuentran las causas legales que se llevaron a los tribunales

5 de octubre del 2017. The New York Times desenroscaba el tapón: «Harvey Weinstein compró el silencio de mujeres acosadas sexualmente durante décadas».

Con aquel artículo, tan valiente como necesario, arrancaba un jueves cualquiera de otoño una nueva era, la del #MeToo, la del miedo encogido, contraído. El silencio, agotado, detonó en una gran voz femenina -por mayoría- y firme. Aprendimos entonces qué era la sororidad, el empoderamiento antipatriarcal, pero sobre todo abrimos los ojos: fuimos conscientes de que el acoso sexual no solo era común, casi una suerte de plaga en determinados ambientes; además era socialmente tolerado, disimulado, enmascarado. En ocasiones, una exigencia, un mal trago que pasar ya asumido para conseguir determinados logros. Los logros se revelaron otros: la independencia, la capacidad para decir no, la posibilidad de llevar estos episodios a una conversación. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ashley Judd contra Harvey Weinstein: el juez dice que no hubo acoso sexual porque no trabajaba para él