A por el Trono de Hierro

George Clooney, Cate Blanchett y Richard Gere protagonizan las nuevas series en un año marcado por el fin de los dragones


Madrid / Colpisa

A cualquier serie que se estrene en el 2019 le tocará el sambenito de lidiar en el año en que Juego de tronos echa el cierre, tras ocho temporadas entonces cumplidas. En abril los seguidores de la célebre ficción conocerán quién ocupa el Trono de Hierro y qué destino les espera a los habitantes de Poniente.

La adaptación de los libros de George R. R. Martin ha dejado pasar un tiempo considerable antes de volver a las pantallas con el fin de consolidar un producto que satisfaga a un público cada vez más exigente con las ficciones seriadas. No ha sido la única en tomarse con calma su regreso. Las prisas no son buenas compañeras de viaje. Y si no que se lo pregunten a True Detective, que, por precipitada, firmó una segunda temporada tediosa e irregular que mereció toda clase de críticas. Cuatro años después regresa, para hacer olvidar aquella catástrofe, con un nuevo caso que deberán resolver esta vez Mahershala Ali, el oscarizado actor del filme Moonlight, y Stephen Dorff.

Habrá más retornos en el año que acaba de empezar. Y no menores precisamente. Las mujeres de Big Little Lies se enfrentan al reto de retomar sus vidas tras el trágico suceso que las unió al final de la primera temporada. Meryl Streep se une al reparto interpretando a la suegra de Nicole Kidman. Los niños de Stranger Things volverán a exponerse a los peligros exteriores en una aventura que esta vez vivirán en verano. Por su parte Fargo viajará a los años cincuenta en Kansas City para narrar una historia teñida de rojo que protagonizará Chris Rock, y The Crown dará un salto en el tiempo para presentar a la reina Isabel II entre 1956 y 1963, interpretada ahora por Olivia Colman. A estas se unirán El cuento de la criada, Peaky Blinders o American Gods, que tienen listas entregas inéditas.

En el 2019 diremos adiós a los Stark y a los Lannister (sí, de nuevo, Juego de tronos), pero no serán los únicos protagonistas catódicos memorables que se despiden. En los próximos meses se sucederán los finales de títulos emblemáticos como Veep o Homeland, y con ellos se marcharán dos de los personajes femeninos más fascinantes de la última década, Selina Meyer y Carrie Mathison.

El hueco de estas lo ocuparán nuevas producciones que se presentan ante el público con el propósito de empatizar y mantenerse durante varias temporadas, algo no tan sencillo en un mercado cada vez más reñido en el que la acumulación de propuestas provoca que muchas pasen inadvertidas. Entre los títulos que más curiosidad despiertan está Sex Education, que trae de regreso a Gillian Anderson, en el papel de una terapeuta sexual que transmite a su hijo tanta información que le permite a este abrir su propio consultorio en el instituto. Y Black Monday, que se encarga de recrear la mayor crisis bursátil en la historia de Wall Street, acaecida en octubre de 1987.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

A por el Trono de Hierro