El pequeño comercio se reinventa

Sesenta años de trayectoria en constante crecimiento convierten a Lolita Moda en un grande del sector en Galicia


ribeira / la voz

Son el claro ejemplo de cómo el pequeño comercio también puede ganar la batalla en un mercado global. Sesenta años de trayectoria en constante crecimiento convierten a Lolita Moda en un grande del sector en Galicia. Nació en Noia como un negocio familiar de venta de prendas de confección, para ser en la actualidad una cadena de distribución multimarca con ocho tiendas y una posición ascendente en la comercialización on-line. No hace ascos al Black Friday y, ya en el 2010, dio el salto a Internet diseñando su propia web. La facturación por esa vía supone en la actualidad el 40 %. Ahora han dado el salto al mercado europeo a través de la creación de cuatro nuevas páginas web en otros tantos idiomas: portugués, alemán, italiano y francés. En el caso de los tres últimos países, cuestiones de mercadotecnia han motivado la sustitución de la referencia Lolita Moda por el nombre Trendclic, sin que ello afecte a la oferta ni a la esencia de una firma.

El gerente, Juan Millán, explica que «es un posicionamiento orgánico para cada país» y que la elaboración de páginas en los idiomas de los potenciales clientes «permite tratar cada web de manera especial, realizando una oferta de productos ajustada a las preferencias de ese público. Dirigirse a los compradores en su idioma es esencial». Asimismo, comenta que las referencias de artículos que la marca tiene on-line son mayores que las de sus almacenes, lo que amplía la gama de productos disponibles.

Ampliación de plantilla

Este salto europeo implica la creación de nuevos puestos de trabajo, con la internacionalización de la plantilla, a la que se han incorporado personas que dominan los cuatro idiomas para la redacción de cada una de las web, la optimización de contenidos y su diseño. Una docena de profesionales están dedicados al apartado on-line.

El responsable del área de venta por Internet, Pablo Hermo, comenta: «Los servicios que proporcionamos son uno de nuestros puntales. Ofrecemos la posibilidad de atención telefónica a los clientes. Asimismo, ponemos a su disposición diferentes medios de pago, alternativas de financiación de dos a doce meses o la devolución por el mismo medio de envío».

Con el propósito de afrontar la expansión europea, la empresa de Noia acaba de ampliar sus instalaciones con una nave de mil metros cuadrados. Un recinto que alberga oficinas y un gran almacén que, subraya Pablo Hermo, les permita «crecer durante muchos años».

La incorporación de Lolita Moda al mercado europeo es el fruto de un trabajo de análisis previo que se duró unos cuatro años. Sirviéndose de otras plataformas de comercio electrónico, la empresa de Noia comprobó dónde tenían mayor salida las marcas de moda que vende y decidió emprender el camino en solitario.

Ofrecer una web en alemán le permite llegar también a los consumidores austríacos u holandeses. Su trayectoria ejemplifica la capacidad de crecimiento del pequeño comercio y su versatilidad. La empresa mantiene su apuesta por las tiendas de proximidad, pero Pablo Hermo comenta que «la evolución natural del negocio tenía que ampliarse a las ventas a través de Internet para crecer. Además, ayuda a que el cliente local tenga mayor oferta de productos».

Trabajan con aplicaciones para saber qué quieren sus clientes, y luego se lo dan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El pequeño comercio se reinventa