«Tardé diez años en poder decir en público que no podía ser madre»

Mila Méndez Otero
mila méndez A CORUÑA / LA VOZ

SOCIEDAD

Santi M. Amil

Esta paciente de endometriosis recibirá una ovodonación por la sanidad pública

30 mar 2019 . Actualizado a las 16:49 h.

Le diagnosticaron endometriosis a los 21 años. «Tardé diez en decir públicamente que no podía ser madre». Fue en una reunión familiar. «Llevaba dos años casada y no paraban de preguntarme cuándo daría la buena noticia. Ese día me cansé, exploté, y lo conté. Fue una liberación». Marta Gallo (Monforte de Lemos, 1984) es «infértil en un 98 %» como consecuencia de la dolencia crónica por la que el endometrio, la mucosa que recubre el interior del útero, crece fuera de su cavidad. Le quitaron los dos ovarios, las trompas y siete centímetros de intestino. La enfermedad, en grado IV, parece que le da un respiro: «Está estable». Tiene otra buena noticia: «He empezado el proceso para una ovodonación por la sanidad pública», anuncia.

Aunque Galicia es una de las pocas comunidades que ofrece esta posibilidad, - también el País Vasco o la Comunidad Valenciana-, la falta de publicidad reduce su margen de actuación. «Cuando pregunté qué podía hacer, en el propio hospital, me remitieron a las clínicas privadas», recuerda con un tono crítico. «Como mínimo -detalla Marta-, son 6.000 euros. Eso, si va bien a la primera. Una compañera gastó 21.000 euros. Yo me dije, ¿por qué, si esto lo cubre el Sergas?».

La excusa que le dieron fue «que no hay donantes y que por eso la lista de espera no avanza. Nunca vi un cartel informativo en ninguna consulta ginecológica. Por desgracia, recorrí las de casi todos los hospitales de Galicia», apunta Marta, que es delegada en la comunidad de Adaec, la asociación estatal de afectadas por endometriosis. Tras su primera entrevista en La Voz recibió un aluvión de llamadas de voluntarias. «En la Seguridad Social la donación es anónima, no se puede proceder así, pero agradecí mucho el gesto. Ninguna sabía que era posible donar en la sanidad pública», subraya.