Quejas de que Yes We Help dejó a su suerte a jóvenes gallegas en Ghana

mateo casal / m.c. REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Cedido

Aseguran que un día antes de volver sufrieron el acoso de hombres armados

28 jul 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

«Nos vendían alcohol a los menores. Era como estar en un campamento, fiesta tras fiesta. Estábamos desprotegidos». «Llegamos a otro continente y el primer día no nos dieron comida ni bebida». Este es el testimonio de dos jóvenes gallegas (una de ellas, menor de edad) voluntarias de la organización, como se presenta Yes We Help en su página web, con la que viajaron a Ghana para ayudar en uno de los supuestos proyectos promovidos por la entidad.

Luisa y Ana -nombres supuestos de las dos gallegas entrevistadas-, como han hecho también otros voluntarios, se quejan de que la organización no cumplió lo que les había prometido cuando se apuntaron a un viaje solidario del que habían tenido noticia por las redes sociales. Pagaron lo estipulado, viajaron a Ghana, pero al llegar se llevaron una sorpresa. Este periódico trató ayer por la tarde de ponerse en contacto con la organización, pero no tuvo éxito. Únicamente tuvo acceso a un comunicado firmado por la entidad, y que esta había remitido supuestamente a los voluntarios, en el que desmentía las declaraciones realizadas a lo largo de los últimos días por varios de los jóvenes participantes en el programa. Entre otras cosas, pedían disculpas por «los desajustes a nivel organizativo» y aclaraban que «en ningún momento ningún voluntario fue desatendido y su seguridad no ha estado en peligro».

Tras conocer las quejas, la Embajada de España en Ghana, explican desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, hizo un llamamiento a los afectados para que les comunicaran sus planes de viaje. Personal diplomático se desplazó a la residencia donde están los chicos para conocer en qué estado se encontraban. Algunos han optado por regresar a España antes de tiempo. Como informa La Vanguardia, entre ellos estaría Cayetana Rivera, la hija de Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera.