Uno de los gallegos que más sabe sobre el cáncer: «Soy un hombre duro»

De aspecto tímido y concienzudo, el doctor Rafael López es un adicto al trabajo


Tiene aspecto de tímido y concienzudo el doctor Rafael López (Vilamartín de Valdeorras 1959), uno de los gallegos que más saben sobre el cáncer. Es un adicto al trabajo y cuando le pregunto si es de los que guardan unas pantuflas en el despacho, donde hablamos, me muestra los gastados y cómodos zuecos de goma que lleva puestos. No todo va a ser circunspección.

-¿Por qué se hizo médico?

-En realidad quería ser ingeniero. Y como los de pueblo nos teníamos que ir fuera, estudié el COU [equivalente al segundo de Bachillerato actual] en Madrid, en un colegio mayor y allí había estudiantes de Medicina que fueron los que me inculcaron la vocación. Luego quise volver a estudiar a Santiago, pero no me dejaron, afortunadamente.

-Por las distracciones.

-Eso es. Estudié en la Autónoma de Madrid. Eran muy buenos y muy duros.

-¿Y la oncología?

-El cáncer siempre me atrajo. Entonces era una especialidad nueva y aunque había más muerte que otra cosa y muy pocos tratamientos, la investigación ya tenía mucho futuro. Ahora estamos empezando los mejores años, es una explosión de conocimiento. Y aún lo será más, aunque cicatrices tenemos.

-Hay tantos consejos para prevenir el cáncer que haría falta llevar encima una libretita. ¿Usted los sigue todos?

-Yo fui fumador. Y dejé de fumar. Ese es el consejo principal. Y luego, tener algo de sentido común: un par de vasos de vino son cardiosaludables, pero un par de litros, no. Comer más frutas y verduras y menos carne. A mí me gusta mucho comer y aquí en Galicia tenemos mucha suerte con el pescado. Por cierto, tendría que bajar un poco de peso.

-¿Va usted al médico?

-Poco. Ya sabe lo que dicen, que los médicos somos los peores pacientes.

-Si le digo Heisenberg, ¿de quien se acuerda?

-Del personaje de la serie Breaking Bad.

-Un ejemplo de cómo cambia padecer un cáncer en Estados Unidos y en España.

-Ese es uno de los grandes problemas que tenemos. Ya le llaman toxicidad financiera. Los tratamientos son carísimos. Es nuestro gran reto de futuro. Estamos frente a un cambio de ciclo. Antes un fármaco atendía a muchos pacientes, ahora se va a pequeños nichos y el efecto es el encarecimiento de los fármacos. Esto tiene que abordarse de forma global, un Estado solo, no puede.

-¿Qué le gusta hacer cuando sale del hospital?

-Yo trabajo mucho. En casa también. Tengo una mesa y un ordenador y allí trabajo. Me gustaba hacer deporte, pero he tenido muchas lesiones. Así que ahora salgo a caminar. Por Santiago no hay muchos sitios, pero por mi pueblo sí. El año pasado hice una ruta que no conocía hasta Babia, donde nace el Sil. Muy bonita.

-¿Cuántos kilómetros?

-25 más o menos.

-Está usted en forma. ¿Ha hecho el Camino?

-No. Mi mujer lo ha hecho tres o cuatro veces y la primera ya me dijo que no era para hacerlo con la pareja, ja ja. Pero sí, me gustaría hacerlo.

-¿Cocina?

-Sí. Me relaja mucho. Yo soy el que más cocina en mi casa. Y me encanta los fines de semana ir al mercado a comprar algún pescado. Me gustan los chocos y los calamares y me sale bien el arroz negro. Cuando fue lo del Prestige, mis hijos decían que hacía arroz con chapapote.

-¿Le gusta el fútbol?

-No, pero me encanta el baloncesto. Soy del Obra y voy a verlo. Cuando estudiaba, en Madrid se vivía una explosión cultural. De todo tipo. Y se veía poco fútbol y mucho baloncesto.

-¿Cuál es la mujer más guapa que ha conocido?

-Pues... (no le sale el nombre, pero al final lo hallamos). Mar Flores. Solo la saludé una vez en un plató de televisión y me quedé impresionado. Creaba algo a su alrededor.

-De pequeño le darían alguna chaparreta. ¿De cual se acuerda?

-De robar cerezas y estropear alguna cosilla. Pero entonces eran zapatillas las que volaban. Y en el colegio también me acuerdo del profesor que me daba con una regla en la mano abierta. Por hablar gallego.

-¿Es de lágrima fácil o de los que nunca lloran?

-Soy un hombre duro. La verdad es que esta profesión también te endurece.

-Dígame una canción.

-Mejor le digo un disco: Rosalía de Castro, de Amancio Prada.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-Ser feliz, estar bien con uno mismo, hacer el bien... dormir sin remordimientos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Tags
Comentarios

Uno de los gallegos que más sabe sobre el cáncer: «Soy un hombre duro»