«Arrivederci» al divorcio millonario

Berlusconi ya no tendrá que pasarle 1,4 millones al mes a su exmujer, ya que Italia acaba con las pensiones compensatorias cuando los cónyuges puedan mantenerse


roma / colpisa

Silvio Berlusconi está estos días de enhorabuena. El Tribunal Supremo de Italia ha abierto la puerta para que deje de pagar cada mes 1,4 millones de euros, la cantidad que le pasa de pensión a su segunda exmujer, Veronica Lario, de la que se divorció en el 2014 después de que salieran a la luz con un gran escándalo las fiestas que el que fue cuatro veces primer ministro organizaba en sus casas y en las que se rodeaba de prostitutas, una de ellas incluso menor de edad. Al excavaliere le encanta repetir que es la persona «más perseguida por la magistratura de todas las épocas» tras haber sufrido «más de 2.500 audiencias», pero es precisamente gracias a los jueces que va a conseguir ahorrase ahora un buen pico.

Los magistrados del alto tribunal le dieron una alegría con la histórica sentencia, que cambia la interpretación de cuándo puede recibirse la pensión compensatoria tras un divorcio. Se acabaron las separaciones millonarias si las dos partes son capaces de mantenerse por su cuenta o están en condiciones de acceder a un trabajo. El Supremo descarta el criterio utilizado en Italia desde la aprobación del divorcio en los años 70, según el cual el cónyuge más pudiente debía garantizar a la otra parte el mantenimiento del ritmo de vida del que se había gozado durante el matrimonio.

Casarse es un «acto de libertad y de responsabilidad propia» y no una forma para conseguir tener la vida resuelta, argumentan los magistrados en su sentencia, derivada del pleito que mantenían desde hace años el exministro de Economía Vittorio Grilli con su antigua mujer, Lisa Lowenstein, por el empeño de esta en recibir una compensación mensual.

Un obstáculo

También esgrimen los jueces que pasar una pensión puede suponer «un obstáculo para la constitución de una nueva familia», lo que significa una violación al derecho a reconstruirse la vida reconocido por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. El fallo del Supremo supone un «terremoto jurídico», según dice Gian Ettore Gassani, presidente de la Asociación de Abogados Matrimonialistas Italianos. El cambio, no obstante, afectará principalmente a los ricos: entre ellos están destinados a desaparecer los divorcios millonarios en los que la parte más adinerada recuperaba la soltería a cambio de rascarse el bolsillo durante años para mantener a su ex. «Para los divorcios en parejas de renta media o baja no habrá grandes cambios, porque si los dos cónyuges trabajan, la mujer no obtiene la pensión o la casa para ella, ya que es para los hijos», explica Gassani.

Para el líder de Forza Italia y otros potentados como él se altera mucho el panorama. Berlusconi ya presentó batalla para conseguir pagarle lo menos posible a Lario después de rompero con ella. Comenzó pasándole tres millones de pensión mensual, pero tras diversas apelaciones ante los tribunales consiguió que le redujeran la cifra a 1,4 millones de euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Arrivederci» al divorcio millonario