Los Tintín en 116 idiomas ya son suyos

Rubén Santamarta Vicente
Rubén Santamarta REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Xoán A. Soler

Un coleccionista gallego consigue tener las aventuras de Hergé en todas sus versiones

11 abr 2017 . Actualizado a las 07:57 h.

Cuando tenía seis años, a la vuelta de un viaje, los padres de Pedro Rey (Vilagarcía, 1974) le hicieron un regalo que le cambiaría la vida, aunque entonces él no lo sospechaba. Ahí estaba Tintín en el país del oro negro. Y 37 años después, Pedro sigue desenvolviendo paquetes con algún Tintín dentro. La semana pasada recibió Pengembara pengembara di Bulan. Que por si no han sido capaces de adivinarlo, quiere decir Aterrizaje en la Luna. O algo similar en idioma malayo. Con la traducción a ese idioma asiático, el tintinólogo gallego más reconocido -aunque él prefiere llamarse solo tintinéfilo- acaba de completar una curiosísima colección al alcance (por dedicación y por esfuerzo económico) de muy pocos en el planeta: tiene ya ejemplares de Tintín en los 116 idiomas o dialectos a los que ha sido traducido y editado desde que ese genio llamado Georges Prosper Remi, Hergé, empezó a publicarlos -en francés- en 1929. 

Este último ejemplar, el malayo, lo consiguió a través de los herederos de otro coleccionista. Porque esa pieza es bien complicada de conseguir. «Salió en 1978 y hay muy pocos ejemplares en ese idioma, en su zona geográfica se lee más en indonesio o en inglés», cuenta.

En su domicilio en Santiago, casi un museo a la figura del personaje de Hergé, hay ejemplares extrañísimos como uno en alguerés, una variante del catalán, y del que solo hay 200 ejemplares en todo el mundo; casi todos, claro, en la ciudad de Alguer, en Cerdeña. Es, precisamente, una versión de aquel del oro negro, y la hicieron entre alumnos de un colegio. Otra de las rarezas de sus estanterías: una edición en búlgaro, un territorio en el que Tintín no ha calado y apenas hay traducciones. Se lo trajo un amigo de un viaje. Fue relativamente sencillo.