Jornada de reflexión en las plazas

Escasa afluencia de clientes y precios elevados, pero comedidos, a 2 días de Nochevieja

;
Jornada de reflexión en las plazas A dos días de Nochevieja los precios de marisco y pescado se relajan. ¿Subirán de golpe el día 31?

redacción / la voz

«Hoy aquí es como en las elecciones, jornada de reflexión; la gente viene, mira, pregunta, sondea... pero no comprará hasta mañana y, sobre todo, pasado». Así explicaba una pescantina de la coruñesa plaza de Lugo la escasa afluencia de clientes ayer por la mañana. Esa menor demanda explica que los precios de los productos sean, si no los habituales, sí más acordes con una semana normal de diciembre: altos, pero no desmedidos. Un ejemplo: en esa misma plaza de Lugo, donde hace una semana escasa el percebe llegó a pagarse a 280 euros, ayer se pedía por un kilo 80 euros. La calidad, por supuesto, muy diferente. 

En Ourense esperan la avalancha de compradores para mañana y, por tanto, el aumento de unos precios ayer muy contenidos. La cigala, por ejemplo, uno de los mariscos más buscados, se pagaba a 38 euros, frente a los 43 de hace una semana

Ventas muy irregulares

En la plaza viguesa de O Berbés, Jesús, de Pescados Victoria, confiaba también en que mañana «se anime la cosa». Decía el dependiente que las ventas «están siendo muy irregulares», de forma que un día se despacha bastante y al siguiente apenas se hace caja. Como ayer, también jornada de reflexión, en la que había muy poca gente comprando.

En las pescaderías de A Mariña «non hai queixa» de la demanda, aunque se vende más en Nochebuena. Almejas, centolla, nécoras y percebes son lo más buscado. Y apenas han variado de precio con respecto a la semana pasada.

Sí se quejan las placeras de Ribeira. Aseguran, incluso, que tuvieron que vender producto más barato de lo que lo adquirieron en la lonja. Desde Pescados Balbina ponen como ejemplo la nécora, que pagaron a 20 euros en la subasta y tuvieron que vender a última hora a 10. Desde allí señalan que lo más demandado es la centolla, que ayer vendían a 40 euros, que escasea en la ría.

Los pescaderos de Santiago señalan que en las mesas de Nochevieja suele haber marisco de concha, como las almejas y este año zamburiñas, que a 14 euros frescas, limpias y listas para preparar están teniendo mucha salida. La cigala también se busca, pero escasean, como en Nochebuena, en que la poca que llegó a los puestos compostelanos se agotó a primera hora de la mañana.

En Ferrol, los precios estaban ayer más bajos que en Nochebuena, pero los placeros confiaban en que se sitúen en línea con los de la semana pasada en cuanto comience el tirón de la demanda, a la que se incorporará la hostelería. Lubina y merluza, por ejemplo, se vendían a 24 y 12 euros el kilo, mientras que el 24 se despacharon por 28 y 14 euros, respectivamente. Lo mismo ocurrió con el buey, a 23 euros, frente a los 26 de hace apenas una semana. Besugo grande no había, pero el martes se vendió a 38 euros, a diez euros menos que en Nochebuena, cuando se despachó a 48. 

La demanda de solomillo de ternera dispara el precio hasta los 40 euros el kilo

La del próximo sábado será una cena menos familiar que la de Nochebuena, e incluso con viandas no tan conservadoras como las de hace una semana. Pero lo que sí caracteriza a estas reuniones es su carácter festivo, donde los cavas, los espumosos y el champán rinden homenaje con el brindis a las uvas (hasta 4 euros el kilo) que acompañan al sonido de las campanadas con las que se da entrada al año nuevo.

Pero antes de llegar a los postres, las mesas gallegas incorporan las carnes en unos menús más elaborados que durante el resto del año. Para ello, eligen piezas nobles, como en Santiago, donde el solomillo o la croca de ternera son habituales en las cenas de Nochevieja. Se llega a pagar hasta 30 euros el kilo. En la capital gallega, las carnicerías se abastecen de ternera y cordero para atender la notable demanda de estas piezas durante estas fechas, si bien resaltan las diferencias de elección para las recetas de Fin de Año y Nochebuena.

En el resto de Galicia, la tendencia es muy parecida. Vuelve a formar parte de los menús, tras los mariscos y pescados, el cordero, que se paga, según la zona, entre los 12 y los 18 euros el kilo, como en A Mariña, si se prefiere el lechazo de Castilla.

Ternera, cordero y pollos caseros rellenos lideran el ránking de preferencias a la hora de cerrar la carta en Nochevieja, que curiosamente, en zonas como Barbanza, decaen durante el resto del año. Estos días se llega a desembolsar 15 euros por el kilo de cordero y 9 por el pollo relleno 9, un euro menos que en A Mariña, donde también tiene muy buena acogida.

Cabrito y cordero lechal por encima de los 16 y 13 euros el kilo, respectivamente, son dos carnes muy apreciadas en Ourense, donde la ternera triunfa sobre cualquier otra y por la que se paga 30 euros el kilo.

En Ferrol, el cordero, el pollo y los rollos rellenos son especialidades con salida estos días de fiesta. Los comensales también estiman el jarrete, las carrilleras y el solomillo, por el que se llega a abonar hasta 40 euros el kilo. Las otras dos carnes más musculosas de la ternera superan los 10 euros y se prestan a distintos formas de preparación para reuniones como las de estas fechas.

Información elaborada por I. Díaz, M. Rodríguez, C. Barral, J. M. Jamardo, S. Antón, B. Antón, M. Mosteiro, C. Andaluz, D. Casas y E. Abuín.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Jornada de reflexión en las plazas