Cuestión de competencias


Acercar universidad y mundo laboral fue siempre objetivo esencial de todas las reformas y normativas. El vigente Plan Bolonia tampoco lo está consiguiendo. Los planes de estudio de las nuevas titulaciones tienen que incluir la adquisición de competencias y habilidades que faciliten el acceso de los graduados al empleo. Como esta capacitación sigue sin satisfacer a los empresarios, estos se ven obligados a pedir una formación de posgrado, que, por lo tanto, se está convirtiendo en imprescindible. Pierde su utilidad laboral el título de grado, viéndose obligados muchos egresados a realizar nuevos estudios, que por ahora son caros y selectivos. Peligrosa discriminación en nuestro sistema educativo.

Podría admitirse que la titulación de posgrado fuese necesaria para una mejora de la categoría profesional o económica de los candidatos, e incluso para la adaptación de estos a una nueva especialidad o demanda laboral. Pero no para el acceso al primer puesto de trabajo, en cuya selección el aspirante que carezca de esta formación, quedaría claramente relegado, como dejan claro los resultados del Informe de Adecco.

Pero el mercado laboral sigue siendo inflexible. Aumenta constantemente el reconocimiento de los másteres o cursos de posgrado y, aunque aún no sea muy significativo, en Galicia ya estamos en los primeros puestos en valoración y demanda de estos títulos.

Votación
9 votos

Cuestión de competencias