Mussolini quiere levantar la cabeza

Polémica en Italia ante la posible apertura de un museo en su casa natal


Predappio es una pequeña localidad en el corazón de la región italiana de Emilia Romaña de apenas 6.400 almas, pero con un gran peso en la historia del pasado siglo por ser el lugar de nacimiento de Benito Mussolini, que también está enterrado allí. Meta de nostálgicos del fascismo, cada año lo visitan miles de camisas negras que lo consideran un lugar de peregrinaje. En el centro de la ciudad moderna que mandó construir el Duce y a 500 metros de su casa natal, destaca la imponente Casa del Fascio, edificada en 1930 y desde hace veinte años abandonada, y para la que el actual alcalde Giorgio Frassinetti tiene ya pensado un destino que ha levantado más de un recelo en Italia. Se trata de un centro de estudio y documentación sobre el régimen fascista en el poder en Italia desde 1924 a 1943.

Frassinetti, que milita en el Partido Democrático de centro izquierda, explica que su idea se basa en lo que ya se ha hecho en Múnich con el nazismo. Al centro de estudios acudirán todos los interesados en ese período de la historia, sobre todo investigadores: «Hemos delegado a otros el tema de nuestra historia y este es el problema. Falta una reflexión sobre estos años, desde el ascenso hasta la caída de Benito Mussolini. La cultura es el arma más fuerte para combatir el prejuicio y Predappio es la ciudad justa para hacerlo», asegura ante las críticas desatadas. El asesor de cultura del gobierno regional, Massimo Mezzetti, va más allá y cuenta que no será «ni un museo estático ni menos aún nostálgico y evocativo, sino un centro vivo de reflexión, estudio, documentación y divulgación contra todas las formas de dictadura». La asociación local de partisanos que combatieron contra el fascismo, Anpi, acepta la idea a condición de que «no haya celebraciones y por ello vigilaremos para que se respete el rigor histórico-científico», dice su presidente Carlo Sarpieri.

El «tesoro» de Mussolini

Para llevar a cabo el proyecto, el ayuntamiento de Predappio ha calculado una inversión de 5 millones de euros, de los que 4,5 serían a cargo de fondos públicos. Mezzetti espera recibir 1,8 millones del fondo de ayudas europeas a través de la región de Emilia-Romaña pero también ha interesado directamente al presidente del Gobierno, Matteo Renzi, que ha mandado al subsecretario Luca Lotti a conocer el proyecto en persona. El alcalde también ha solicitado que forme parte del fondo del museo el llamado «tesoro de Mussolini», abandonado en una caja fuerte del Banco de Italia y formado por piezas como el collar de plata del Duce, el mono de mecánico que llevaba su amante Chiara Petacci durante la fuga, así como lingotes de oro y objetos preciosos que Mussolini había confiscado. Un tesoro catalogado solo en parte y del que el estado italiano no conoce con certeza su valor. Ante las numerosas tiendas que venden objetos de dudoso gusto con la estética fascista y la imagen del Duce, el alcalde asegura que «Predappio no puede continuar en manos de los comerciantes de souvenirs y de las manifestaciones neofascistas».

Nostálgicos

Son tres las fechas en las que la ciudad es asaltada por los nostálgicos con el brazo en alto: el día del nacimiento de Mussolini, el día de su muerte y en el aniversario de la marcha hacia Roma. Uno de los lugares preferidos de peregrinaje es el cementerio donde está el mausoleo de la familia Mussolini, que alberga la tumba del dictador por decisión del gobierno de la época y que el entonces alcalde, el comunista Egidio Proli, aceptó diciendo que «Mussolini no nos ha dado miedo de vivo y no lo hará de muerto».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Mussolini quiere levantar la cabeza