ourense / la voz

El felo ha vuelto con fuerza al entroido de Maceda. Cada vez son más las personas que se visten de felos -una máscara similar a la del peliqueiro de Laza- originaria de los pueblos de la sierra de Maceda, a la que ayer volvieron en una ruta alegre y sonora que sirvió para revivir uno de los entroidos más tradicionales de Galicia. Porque la figura del felo surgió precisamente de las aldeas de la sierra y un recorrido por once de ellas es el que ayer y hoy se celebra como acontecimiento principal del carnaval macedano. Antiguamente solo lo vestían hombres solteros, hoy ya lo llevan también mujeres y niños, además de los casados.

El felo dejó de ser la representación del antipático cobrador feudal para convertirse en un bromista, que se acerca a saludar a los vecinos al son de sus chocas, salta ante ellos, levanta la falda a las mujeres o se mete en las casas para salir con ropa vieja encima. Anuncia el entroido y es recibidos con alegría por los vecinos que quedan en estas aldeas serranas. En las casas, los habitantes les preparan bicas y licores para que puedan seguir su recorrido hasta el siguiente pueblo. Ayer la comida fue en la localidad de Celeirón y hoy se repetirá un recorrido similar, aunque la comida de la alegre comitiva será en un restaurante de Maceda.

También salieron ayer otros de los clásicos del carnaval gallego, los Xenerais da Ulla. El mal tiempo, sin embargo, impidió que completaran su recorrido por la comarca, aunque su día grande es hoy.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El felo vuelve a la sierra de Maceda