Los estadounidenses dan la espalda a su comida rápida

Victoria Toro CORRESPONSAL EN NUEVA YORK

SOCIEDAD

Santi M. Amil

El mayor interés por dietas saludables se contrapone con el auge de los menús mexicanos y los bocadillos con selección de ingredientes

12 ene 2015 . Actualizado a las 16:23 h.

El pasado septiembre, McDonald's informó de que las ventas en sus restaurantes de Estados Unidos habían caído un 4,4 % en ese mes, el mayor desplome en treinta años. Los beneficios de la empresa bajaron un 30 % en el tercer trimestre y sus acciones han descendido un 11 % en los últimos seis meses. El problema no se reduce exclusivamente a este país sino que se extiende al resto del mundo, según los datos que la propia compañía ha proporcionado recientemente. En el conjunto de todos los estados en los que tiene presencia, las ventas han bajado un 2,2?%, pero donde tiene un problema más grave es en su origen; en Estados Unidos, ese descenso es del 4,6 %.

En la lista de cadenas de comida denominada rápida o basura de Norteamérica, McDonald's sigue ocupando la primera posición, pero ese puesto puede no ser eterno. Y es que si hasta hace no muchos años esa lista estaba liderada exclusivamente por hamburgueserías y pizzerías, la tendencia ha empezado a cambiar. Cadenas de bocadillos como Subway, que ocupa de segundo lugar de esa relación, o Panera Bread, que descendía al puesto dieciséis, crecen sin parar y cobran cada día más fuerza.

La característica que ofrecen en concreto estas dos firmas es que permiten a los clientes elegir su bocadillo, según sus preferencias. Es decir, no se encuentran con un menú cerrado al estilo Big Mac. Ellos mismos seleccionan cada uno de los ingredientes que forman parte de su menú.