ribeira / la voz

El caos tiene su gracia en Ribeira. El premio Ícaro de Voo sen Motor de la Festa da Dorna convirtió el muelle en un gran helipuerto donde el orden brillaba por su ausencia y los participantes no se abrieron la crisma de milagro. Aparejos de lo más variado hicieron cola al atardecer para surcar el cielo con unos pilotos de coraje incalculable. Y es que solo las gentes del mar son capaces de ponerle a las peñas nombres tan singulares como Centolos e Duascentas Tolas y lanzarse al vacío como si no hubiera mañana. Este año lograron lo imposible y consiguieron que un botafumeiro volara sobre las aguas.

Los protagonistas de esta experiencia tan religiosa fueron los miembros de Arría o Jaio, que aprovecharon el escenario para montar un auténtico videoclip. Primero música celestial y después, de entre el humo y al puro estilo de Lluvia de estrellas, salió de una furgoneta un festeiro disfrazado de Miley Cyrus que se subió al botafumeiro con aires de diva. Acabó en el agua, como todos, pero su actuación no tuvo competencia y consiguió hacerse con el primer premio.

La descarada artista no fue la única famosa que desembarcó en Ribeira con motivo de la celebración. También Kiko de Ribeira, que no Kiko Rivera, acompañado de la Pantoja, se dejó ver por estos lares provocando las carcajadas de los cientos de personas que se reunieron en el muelle ribeirense para disfrutar de la Festa da Dorna.

Letras de Tetris

Parecen lejanos los tiempos en los que jugar al Tetris era más divertido que pasar las fases de un videojuego de Pokémon -no se hace referencia a la macroinvestigación judicial, que también se las trae- y que colocar las piezas de colores hacía de las tardes aburridas una auténtica fiesta. Como homenaje a aquella generación a la que esto no le suena a chino se lanzaron ayer al vacío varios miembros de la peña Os Rapantes. No faltó la musiquita pegadiza de fondo que siempre acompañaba al juego.

Que Polbaso Tes -así se llamaba otra de las peñas que se sumó al concurso- también sorprendió con un vehículo que imitaba al que hicieron popular los personajes de Los Picapiedra. En total fueron una treintena los aparejos que se lanzaron desde el muelle, siete los miembros del jurado que se rompieron la cabeza para elegir a los galardonados y un gran equipo mini de seguridad -el más alto de los niños media metro y medio- que se encargó de que no hubiera ningún incidente que lamentar. Si el año pasado Bárcenas se dio un chapuzón en Ribeira, en esta ocasión tampoco faltó la reivindicación. Un elefante llegado de Botswana también se unió a la lista de participantes y voló con garbo. Hoy sigue la Festa da Dorna y el mar volverá a ser el terreno de juego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

El botafumeiro ya vuela sobre el mar en la Festa da Dorna