España, la sexta universidad pública de Europa más cara para los padres

Un informe critica que no existan apenas ayudas para hijos universitarios

Colpisa
Barcelona

La universidad española es cara y tiene pocas ayudas. Estudiar una carrera en un centro público cuesta entre 700 y 2.600 euros al año, el sexto país menos económico de Europa.

Si la sociedad española quiere tener una universidad pública elitista, a la que solo puedan aspirar los alumnos de familias con alto poder adquisitivo, el modelo actual es el adecuado, ya que se tiende a ello. Si por el contrario el objetivo es otro, que el acceso esté al alcance de toda la ciudadanía, independientemente de sus ingresos, ha llegado el momento de parar y repensar el sistema.

Esta es la principal conclusión de un informe que analiza el coste de estudiar una carrera en Europa y que, como ocurre en la mayoría de los ránkings relacionados con la educación, como el informe PISA, España no sale bien parada en comparación con sus vecinos. Así, la universidad pública española es la sexta más cara del continente, solo superada por Reino Unido, Eslovenia, Irlanda, Hungría y Letonia. Estudiar un grado en España en un centro público cuesta de 700 a 2.600 euros por curso, en función de la titulación y de la autonomía (Cataluña es la más cara)­, mientras que hay 11 países de nuestro entorno (Austria, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Grecia, Malta, Noruega, Suecia, Turquía, Chipre y República Checa) en los que estudiar sale gratis y 12 (Polonia, Francia, Alemania o Bélgica, entre otros) en los que hay que pagar de 7 a 1.000 euros por cursar un grado universitario. El Estado europeo que peor trata a sus universitarios es Reino Unido, donde una carrera en un centro público puede salir por 11.000 euros anuales, cifra desorbitada y solo apta para millonarios.

Según Vera Sacristán, autora de El coste de estudiar en Europa, este trabajo echa por tierra algunos tópicos. Por ejemplo, que la educación universitaria solo sea un tema capital y bien tratado en los países nórdicos (los que se llevan las mejores notas en todos los estudios realizados), pues estados tan alejados del norte, como Turquía, Chipre, Malta o Grecia costean el 100 % de los estudios. Una segunda lectura, centrada en España, concluye que los alumnos de familias con menor poder adquisitivo están empezando a renunciar a los estudios más caros, como son las carreras científico-técnicas.

Para los españoles el castigo es además doble, ya que no solo deben afrontar costes elevados, que se incrementaron en torno al 50 % en la última década, sino que encima cuentan con pocas ayudas. Nuestro país, según el informe, no dispone ni de deducciones en la declaración de la renta, ni de subsidios destinados a las familias con hijos universitarios, a pesar de que son iniciativas habituales en otros países, y el Gobierno español tampoco ofrece préstamos al estudio, normalmente sin intereses o a tipos tremendamente bajos. Llama la atención asimismo que los Estados que conceden más becas al alumnado son los mismos donde los estudios superiores son gratuitos. Algo parecido pasa con los estudios de máster.

También, en la mayoría de los países, según señala el informe, estudiar un máster cuesta lo mismo o poco más que un curso de grado, que en el caso de España puede superar el 67 %.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

España, la sexta universidad pública de Europa más cara para los padres