Un café tostado al momento

Serxio González Souto
serxio gonzález VILAGARCÍA / LA VOZ

SOCIEDAD

Marcos Ramos muestra cómo se tuesta el café minutos antes de convertirlo en infusión.
Marcos Ramos muestra cómo se tuesta el café minutos antes de convertirlo en infusión. mónica irago

Un hostelero de Vilagarcía compra grano verde y lo mezcla cada semana

20 ago 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

Aunque relativamente frecuente en el norte de Europa, no es habitual que por estos pagos los hosteleros tuesten su propio café. En una época en la que las cápsulas comienzan a dominar el mercado de pequeño formato, un establecimiento ubicado en Vilagarcía de Arousa apuesta por todo lo contrario: hacer del café una enseña propia, diferente e individualizada a base de torrar el grano -comprado en verde a un mayorista del sector- en el mismo local y elaborar con él sus propias mezclas.

La base de su fórmula novedosa, explica Marcos Ramos desde la Viñoteca Lembranza, es una pequeña tostadora que puede contemplarse en el interior del local. «Este es un aparato que las grandes empresas utilizan como banco de pruebas, pero que por su tamaño resulta perfecto para trabajar con ella en una cafetería». De momento, Marcos tuesta una vez por semana, aunque el incremento de la demanda de su café, que ha aumentado un 25 % en apenas un mes, augura una frecuencia mayor. La mezcla que propone está conformada por producto guatemalteco y colombiano (un 22 % cada uno de ellos), un 6 % vietnamita y un 5 % brasileño. Todos ellos pertenecen a la variedad arábiga, de primera calidad, a excepción del asiático, que se engloba en el género robusta. «Esta especie, la robusta, le aporta al blend, a la mezcla, cuerpo y cafeína», explica el hostelero arousano.

El resultado es un café extraordinariamente aromático, denso y suave. «Tengo clientes que acostumbraban a pedir cortados y desde el cambio se han pasado al solo, me dicen que la leche ni siquiera es necesaria», subraya el nuevo cafetero, al que en absoluto desagradan las comparaciones con Juan Valdés. Incluso el descafeinado, pues el Lembranza tuesta también grano verde desprovisto de su principio activo, posee un sabor marcado y muy personal, nada que ver con el habitual producto de sobre o cafetera.