Refugiados de fin de semana

Miles de personas acampan a orillas del Mero para asistir al festival Brincadeira


Eclecticismo es meter en un mismo programa musical a Cañita Brava y a Status Quo y no morir en el intento. Suena fuerte, pero la organización del Brincadeira Rock in Cambre Festival lo hizo ayer y salió airosa. Cañita, que es un artista para públicos selectos, lo mismo emulaba a Michael Jackson en chino figurado que atacaba, desatando la apoteosis del público, su composición O caldo de María sabe mal. A Manolo lo jalearon al grito de «¡Cañita presidente!» y él se creció en el estribillo de un tema de culto cañitabraviano: Mujer de puticlú.

La sesión de calentamiento del Brincadeira tenía ayer un cartel largo: 24 propuestas, incluidos los legendarios Status Quo. El cantante de Terbutalina, Migui, se dejó la garganta en una de las carpas mientras, kilómetro y pico abajo, a orillas del Mero, sesteaban en la zona de acampada miles de personas de importación. Porque el festival trae parejo un Cambre alternativo de tiendas de Decathlon y váteres portátiles que había que verlo. Los colonos se quejaban de lo lejos que les han puesto el cámping y de lo escaso de los servicios. Y algunos de los vecinos de toda la vida, de que los habían invadido, de que les asaltaban las leiras para colocar tiendas de campaña y de la megafonía insoportable a las cinco de la madrugada. «Aquí non hai quen resista», se quejaba amargamente una mujer. Frente al campamento oficial han florecido aldeas satélites y negocios casuales bajo sombrillas que le hacen la competencia, y no sin motivo, a los precios nada populares de los bares de la organización.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Refugiados de fin de semana