Milán, clásico


redacción / LA VOZ

EL FRÍO DE WESTWOOD

Hasta la diseñadora británica Vivienne Westwood cayó rendida al poder del traje, aunque sin renunciar a su sello punk y a las barbas heladas, que es invierno.

La temporada de pasarelas para saber qué se llevará el próximo invierno (2012-13) comenzó esta semana con la moda hombre y dos ciudades desde las cuales gravita todo: Milán y París.

En la capital italiana (de la moda), se pasó revista a lo básico de la temporada. Por eso se vieron abrigos de pieles -astracanes, oveja, visones...-, colores subidos, como una amplísima gama de rojos-fresa y complementos variopintos, como sombreros (hasta boinas) y bolsos. En París, y salvo las excepciones acostumbradas -Miyake, Galliano, Gaultier...- se apostó en conjunto por la elegancia atemporal. En Italia también, porque de hecho está de moda el dandi inglés decimonónico que luce trajes impecables -a veces de tres piezas, con chalecos de lana o en otro color, siempre con cremallera-, pantalón estrecho -¡hasta leggins!-, chaqueta larga y por encima, abrigos de estilo levita, estrechos, de tela fina y de largo respetable, o con pelo.

Este año el tejido ha distanciado a las dos pasarelas, aunque los colores pudieron unirlas. El pelo arrasó en todos los desfiles, en cuellos, bufandas, chalecos y especialmente en abrigos; en Italia se vio muchísimo terciopelo, a veces brocado, casi siempre liso, en colores neutros -el negro reinó en todos los escenarios-, y se aplaudió el recurso a la textura metalizada. No faltaron el cuero y el metal, dos amigos íntimos de la moda desde hace lustros. Ni las capas, recurrentes y teatrales.

Versace, Armani, Bottega Veneta (con Tomas Maier), Prada, Burberry, Zegna, Etro, Gucci, Jil Sander (por Raf Simons), John Richmond, Westwood, Missoni, Moschino, Marni... fueron algunas de las firmas que desfilaron en Lombardía y que apostaron por una base neutra -antracita y negro, sobre todo- combinado con tostados y mucho rojo en su gama afrutada.

ARMANI, UNA GUÍA

Un conjunto de Emporio Armani (la versión juvenil) que marcó lo visto en Milán: terciopelo, cuello de pelo y sombrero. Hasta los colores son los más repetidos.

PRADA Y LOS ACTORES

La campanada de Milán la dio Prada, que puso a desfilar a actores como Adrian Brody, Tim Roth o Gary Oldman. Un aspecto dandi total con alguna excentricidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Milán, clásico