Julio Iglesias cumple 65 sin pensar en la jubilación


Asegura Julio Iglesias que un artista nunca se jubila, sino que «lo jubilan». Pero, según la burocracia oficial, el cantante podría pasar a engrosar las listas de pensionistas de la Seguridad Social con fecha de ayer, día de su 65 cumpleaños.

El artista llega a la edad que marca para muchos el límite de la vida laboral tomándose un respiro dentro de su gira Tour 2008 , con la que recorre el mundo para celebrar, además, sus cuarenta años de carrera musical. Ayer festejó su aniversario en su mansión de Miami con su familia, o parte de ella, en una celebración casera y familiar que reunió a su compañera inseparable Miranda Rijnsburger, los cinco hijos de entre 1 y 11 años que ha tenido con ella, su primogénita Chábeli y su nieto Alejandro.

Dentro de una semana retomará su gira para dirigirse a Argentina, Brasil, Centroamérica y México. Un periplo mundial que, hasta ahora, le ha reportado alegrías, pero también algún sinsabor. En junio tuvo que suspender uno de sus recitales en la ciudad rusa de Ekaterimburgo y circuló la noticia de que el cantante había sufrido una indisposición por problemas cardíacos. Iglesias asegura que fue «un cuento del empresario». «Se estropearon partes del equipo electrónico, yo no escuchaba bien y a la tercera canción dije al público que no podíamos cantar. El empresario se asustó y dijo que era una crisis cardíaca», ha aclarado.

A los empresarios también echó la culpa de las críticas por los elevados precios que tuvieron sus recitales de verano en España. Uno de los conciertos tuvo que ser cancelado y en otro no logró llenar el aforo como él acostumbra a hacer. «Hubo mala organización, malos precios; las críticas las acepto», pero «he hecho una gira mundial absolutamente sold out », alega.

El pasado 17 de julio, el cantante celebró cuatro décadas de su triunfo en el Festival de Benidorm con La vida sigue igual , momento que se considera el verdadero arranque de la carrera musical de un aspirante a futbolista al que un accidente de tráfico apartó de los terrenos de juego con tan solo 20 años, cuando empezaba a jugar en las filas del Real Madrid. Durante el largo año que pasó luchando por volver a caminar, el enfermero que lo cuidaba le regaló una guitarra para que pudiera poner música a los poemas que componía. Ahí descubrió una nueva afición que cambiaría su vida para siempre y que lo llevaría a convertirse en el intérprete de música romántica en español más internacional.

Con un estilo muy personal y un puñado de poses que son su seña de identidad, ha logrado récords como el de haber vendido más de 250 millones de discos y haber logrado más de 2.600 discos de platino y oro. A sus 65 años, asegura que sigue igual de apasionado por su trabajo y afirma: «Canto para vivir y vivo para cantar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Julio Iglesias cumple 65 sin pensar en la jubilación