El ajedrez de «Hunters»


Un gran tablero de ajedrez se dibuja en medio del campo. Las casillas blancas están hechas de hierba seca; las negras, de pasto verde. Sobre ellas, hombres y mujeres sirven como peones que se juegan a vida o muerte la oportunidad de dar jaque al rey. En los márgenes, los cuerpos de los fallecidos yacen al sol. Es una de las escenas más crudas y desasosegantes del arranque de la caricaturesca serie Hunters, que Al Pacino protagoniza para Amazon Prime y que articula una hipotética venganza del holocausto con estética pop. Hunters resulta violenta, pero no más que tantas otras ficciones. Sin embargo, esa escena del ajedrez ha removido los sentimientos de los responsables del museo Auschwitz-Birkenau porque los que se baten en duelo son judíos sometidos por los nazis. En los campos de concentración sucedieron algunas de las peores atrocidades de la humanidad, pero este juego de mesa a escala humana no estuvo entre ellas. Es una licencia del creador de la serie, David Weil, que dejó volar su imaginación a partir de las historias relatadas por su abuela, superviviente del campo de exterminio en la Polonia ocupada. Los custodios de la memoria de Auschwitz abren el debate de si las series históricas tienen derecho a imaginar o deben ser fieles a la verdad. Ellos creen lo segundo, porque inventar episodios que nunca ocurrieron, advierten, alimenta el negacionismo. Siendo así, series como The Crown o El ministerio del tiempo nunca podrían haber sucedido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Tags
Comentarios

El ajedrez de «Hunters»