La Escola de Idiomas ofrecerá nivel superior de gallego, portugués y francés

joel gómez SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

PACO RODRÍGUEZ

El centro coruñés da servicio a más de 7.500 estudiantes, repartidos en seis sedes

11 jun 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Las tres escuelas oficiales de idiomas de la provincia atienden este curso a más de 15.000 estudiantes: la de A Coruña supera los 7.500; sobre 5.300 en Santiago y casi 3.000 en Ferrol. Esas cifras incluyen el alumnado de sus sedes centrales y de las diversas secciones que dependen directamente de ellas: las de Arteixo, Carballo, Cee, Culleredo y Melide, de la de A Coruña; las de Ordes, Negreira, Noia, Ribeira y otra más en la ciudad, en el IES de Sar, en el caso de Compostela; y Cedeira y As Pontes, de Ferrol. Se considera asimismo la suma de matrícula oficial, para la enseñanza presencial (a más de 5.800 estudiantes en A Coruña, casi 3.700 en Santiago y 2.160 en Ferrol) y la libre, además de diversos cursos específicos y otras modalidades de enseñanza que imparten.

Los tres centros tienen en común seis lenguas: el inglés, la de mayor demanda, de casi dos terceras parte del alumnado total; y francés, alemán, italiano, portugués y gallego. En Santiago y A Coruña imparten español para extranjeros. Y cuatro más en el de A Coruña, hasta once, que son árabe, chino, ruso y japonés.

Estas escuelas se adaptan al marco europeo de estas enseñanzas especiales. Certifican el conocimiento de las lenguas según seis niveles: el más básico es el A1, y le siguen A2, B1, B2, C1 y C2. Este último, el superior, aún no está completamente implantado: en Santiago lo ofrecen este curso en inglés y gallego; en A Coruña lo tienen incorporado para inglés; y en Ferrol, en gallego.

Oferta del nivel superior

El próximo curso se ampliará el C2 en gallego, francés y portugués, en la Escola de A Coruña; en inglés e italiano, en la de Ferrol; y en alemán y francés, en Santiago. Así lo avanzan Feli Carballido, directora de la Escola de Ferrol; Susana Aldao, de A Coruña; y Gonzalo Constenla, de Santiago.

Las motivaciones para aprender idiomas son muy diversas. Parte importante del alumnado acude para certificar los niveles B1 o B2, exigidos para titulaciones universitarias. El claustro de la USC ratificó a finales de mayo que se retira ese requisito. Gonzalo Constenla afirma que desconoce cuál será el impacto de ese acuerdo, pues en Santiago la demanda de alumnado de la USC fue siempre relevante, incluso antes de precisar esa certificación.

Susana Aldao destaca que este año en A Coruña notan un incremento muy relevante de la matrícula de alumnado libre y por eso tendrán refuerzo para los exámenes. Lo atribuye a que la certificación de la EOI cuenta para los concursos de traslados de profesorado. En los tres centros detectan asimismo interés de personas que necesitan conocer la lengua de un país al que se plantean emigrar, y en la Escola de Ferrol comprueban los últimos años cómo hay alumnado que se propone ir a Inglaterra y Alemania, indica Carballido.

Las instalaciones aún no están adaptadas a todos los requisitos de la normativa autonómica

La primera escuela oficial de idiomas se inauguró en A Coruña en 1974; la de Ferrol empezó en 1989 y la de Santiago abrió en diciembre del 2001. Las instalaciones han cambiado los últimos años, para adaptarse a las exigencias de una moderna enseñanza de idiomas, con pizarras electrónicas y medios informáticos. Aunque los tres centros precisan mejoras para cumplir las exigencias de la normativa autonómica vigente.

El centro compostelano es que más problemas de instalaciones presenta. Quedó pequeño ya en el curso 2007-2008, cuando abrió una nueva sección en la ciudad, en el IES de Sar, para dar cabida al alumnado de inglés. Desde entonces se ha demandado reiteradamente un nuevo edificio, más amplio, pues el actual se acondicionó a partir de un antiguo colegio de EGB del barrio de Vite.