Cosas de Pepe


Pongamos que se llama Pepe y que vive en Rois, y que ayer se llevó un susto de muerte cuando el coche se le salió de la carretera y estuvo a punto de sufrir un grave accidente por el mal estado de la calzada a causa de la nieve. El vehículo a primera hora de la mañana estaba congelado y no quería encender cuando lo sacó del garaje para llevar a sus hijos al colegio. Por eso los niños entraron tarde y ya hubo bronca por el camino porque el mayor no llegaba al control de la asignatura que había suspendido en la última evaluación. Dos horas después, mientras esperaba desesperado a que llegasen los mecánicos y pedía un taxi que lo llevase a Santiago, donde tenía el juicio al que comparecía como acusado por un problema de marcos que se remontaba al siglo pasado, puso la radio, y oyó que al Chicle a lo mejor lo juzgaban también por una presunta violación a su cuñada. El Chicle, al que conocía desde la infancia y que tenía una hija de la edad de la suya... Escuchó también que a Sito Miñanco lo mandaban de nuevo a prisión y maldijo ese tercer grado que había permitido reincidir al capo para el que había trabajado un sobrino suyo que un día ya no supo si vendía o compraba heroína y tiró sus 35 años por la borda del barco en el que descargaba algo más que xurelos. El taxi llegó con el tiempo justo para dejarlo delante de la puerta de los juzgados de Santiago a la hora en que debería haber empezado un juicio que se aplazó por la huelga de funcionarios. A Pepe, que Feijoo discuta con Villares sobre quién se sentará en O Hórreo dentro de tres años o que Rajoy y Rivera se equivoquen de adversario en el Congreso se la refanfinfla bastante.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cosas de Pepe