Sentida despedida en Melide al querido cura de Campos

El sacerdote dejó un grato recuerdo entre quienes fueron sus feligreses y alumnos


melide / la voz

Andrés Guerreiro Sánchez descansa ya en la parroquia de Melide en la que residió durante sus años como sacerdote. Natural de Santiso, recibió este jueves sepultura en San Cosme, donde dejó un grato y entrañable recuerdo que también pervive en la memoria de los feligreses de las parroquias que administró. «A parroquia de Boente axudoulle moito, foi moi bo con ela e seguro que coas outras das que foi sacerdote tamén», afirmaba, sin titubeos, en su despedida un vecino de ese núcleo en el que aún hoy tienen muy presente el decisivo papel que, según cuenta, desempeñó el reverendo en la reparación tanto de la iglesia de la parroquia, como de la ermita de la aledaña de Vitiriz, en Melide.

Palabras de cariño y de reconocimiento para el sacerdote, al que los vecinos identificaban como el «cura de Campos» , otra de las parroquias melidenses bajo su tutela eclesiástica- también sonaron de exalumnos del IES de Melide. En el instituto impartió la materia de Religión a varias generaciones. Hoy lo recuerdan agradecidos, tanto por las altruistas clases de refuerzo de Latín que les dio fuera de horario lectivo, como por la infinita paciencia y comprensión con una fugaz e inconsciente adolescencia. «Requiescat in pace» (RIP), don André

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Sentida despedida en Melide al querido cura de Campos