El rural

Cristóbal Ramírez

SANTIAGO

07 feb 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Santiago y su comarca están escapando del último parto no solo en Galicia sino en España entera: el mundo rural se está despoblando. Con el enorme poder de atracción de la ciudad y la creación a la brava de polos urbanos (O Milladoiro y Bertamiráns, sobre todo), el rural ha quedado reducido en el suelo compostelano. Por supuesto que existe, por suerte, y con una cierta revalorización que gracias a la autovía se va a extender hacia Arzúa.

Pero como bien dijo José María Aznar, es muy normal que el mundo rural se despueble. Es más: mal iría si no fuese así. Cuando a mediados del siglo pasado el rural compostelano y en general el de todo el país no estaba despoblado, cerca del 50 % de la población activa se dedicaba a la agricultura, y ahora es menos de 10 %.

Súmesele que la generación anterior literalmente echó a sus hijos del duro campo animándolos a buscar un empleo en Finsa, en Televés, en un comercio o de celador. Y ello dejó un amplio espacio para segundas viviendas.