¿Y la industria?

Ignacio Carballo González
Ignacio Carballo LA SEMANA POR DELANTE

SANTIAGO

07 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Años llevamos hablando de la necesidad de potenciar —más bien, crear— el perfil industrial de Santiago para diversificar la economía de la capital, abrumadoramente dependiente del sector servicios, en especial todo lo que abarca el turismo, y el empleo público. Ahora tenemos suelo empresarial-industrial en A Sionlla, todavía también en Costa Vella, dos polígonos en uno, tres contado el veterano del Tambre, en una ubicación hiperprivilegiada y que, cuando esté concluido el orbital y luego el orbitaliño, estarán comunicados como ninguno con vías de alta capacidad y a un paso del aeropuerto y del AVE. Ahora tenemos incentivos que hacen muy, muy, atractiva la adquisición de suelo empresarial. Y pronto tendremos una ley, cuyo anteproyecto tuvo el visto bueno del Consello de la Xunta esta semana, que, por si faltaba algo, ayudará a agilizar trámites burocráticos y urbanísticos [vale, es probable que a esta ley le saquen más partido los polígonos semifantasmales que salpican los concellos rurales, pero algo bueno quedará también en Santiago]. O sea, que lo tenemos todo. Pero no tenemos empresas, ni grandes proyectos salvo los ya conocidos impulsados por la colaboración público privada como es el polo biotecnológico, o puramente públicos, como la futura instalación en A Sionlla del centro de datos de la Xunta, y bienvenidos sean todos ellos, y más que deberán llegar. Lo que sí tenemos —alguno todavía está en obras— es toda la variedad habida y por haber de supermercados, y también hamburgueserías. Y, pronto, un gran parque de oficinas. ¿Y la industria? Ya sabemos que una gran parte de A Sionlla pertenece a las futuras ampliaciones de Finsa. ¿Algo más?