A cal y canto

Ignacio Carballo González
Ignacio Carballo LA SEMANA POR DELANTE

SANTIAGO

31 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Santiago es una ciudad necesitada de vivienda. De construcción de vivienda nueva, sí. Pero antes de eso, necesitada de poner en el mercado su gran cantidad de vivienda vacía, cuyo número es variable según el rasero con el que se mida pero que en ningún caso baja de las 5.200 que no han movido ni un litro de agua por sus tuberías en varios meses, según el último informe disponible de la concesionaria del servicio de abastecimiento, si bien la estadística oficial eleva esa cifra en 4.000 más. Quedémonos con la primera, que puede ser la más atinada, y ya le llega, porque sería en torno al 10 % del total del parque inmobiliario residencial de la capital. Movilizando una parte importante de esas viviendas sin uso se resolvería el acuciante problema con el que se encuentran quienes desean iniciar su vida en la ciudad o simplemente buscar una residencia acorde a sus necesidades cambiantes. Sin embargo, sean estudiantes, familias o quien quiera que busque un techo digno en Santiago, lo tiene hoy casi imposible, y cuando lo logra es a precio desorbitado. Así se dan casos extremos como el de las universitarias a las que se les vino encima el techo del salón de su piso de alquiler en Montero Ríos, que tienen nuevo hogar no porque lo encontraran dentro de un mercado imposible, sino por la solidaridad de un propietario generoso. Pero ¿qué hacer para movilizar tanta vivienda ociosa? Según. Si, como afirma el Concello, gran parte de esos pisos están en malas condiciones porque datan del bum del Ensanche, allá por los años 70, y apenas se ha invertido en ellos, en Santiago tenemos experiencia exitosa, contrastada, en materia de rehabilitación. ¿Por qué no lanzar una línea específica de ayudas para que estos propietarios las rehabiliten con la condición de ponerlas en alquiler dentro de un margen de precio determinado? Y en el caso de la vivienda nueva cerrada, ¿alguien piensa que gravarles el IBI hasta un 150 %, como establecerá la ley estatal, será una medida efectiva? Mucha vivienda vacía es refugio de capitales, y quienes los ostentan podrán asumir ese sobrecoste punitivo y más. Lo efectivo será incentivar su puesta en el mercado con medidas que lo gratifiquen y no que lo castiguen sin dolor.