El Apóstolo acelera el pulso de Santiago

óscar lópez / i. c. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

En las segundas fiestas lastradas por las restricciones, el centro de la ciudad está desbordado

25 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque el tiempo no acompañe y la situación sanitaria no sea la mejor, Santiago vuelve a ser, como cada año por estas fechas, un hervidero de gente, especialmente en los puntos más turísticos. El bullicio envuelve ya San Pedro, donde los peregrinos se confunden con los vecinos y se escucha música en cualquier rincón, ya sean caminantes que bajan cantando o pinchadiscos espontáneos que hacen sonar los altavoces en sus domicilios.

En las calles más concurridas del casco histórico, como la Rúa do Vilar o el Franco, se hace difícil abrirse paso entre la marabunta de viandantes y paraguas. Complicado es también encontrar aparcamiento en las horas punta. Por eso los más osados se atreven, tentando a la suerte y a la grúa, a estacionar sus vehículos en la plazas del Campus Sur vedadas por los Fogos do Apóstolo.

Comer tampoco es tarea sencilla en plenas fiestas, especialmente con las restricciones de aforo de los restaurantes. En la Rúa Nova, frente a La Tita, aguardan turno los futuros comensales mientras los camareros los van llamando por riguroso orden de lista. «Acabamos de llegar a Santiago. Nos apuntamos y aquí estamos esperando. De momento no llevamos mucho tiempo», explica Matías París, que viene de Andorra con su familia.