Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Compostela, perspectiva 2030

Francisco Candela ECONOMISTA. EX TENIENTE ALCALDE DEL CONCELLO DE SANTIAGO

SANTIAGO

05 jul 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La crisis turística que, tanto a nivel global como local, ha provocado el coronavirus, ha puesto de manifiesto la necesidad de impulsar un cambio a medio plazo en el modelo de desarrollo turístico que hasta el momento se venía produciendo.

Pero la crisis abierta ahora va más lejos de la propiamente turística para plantear la necesidad de proceder a la revisión del modelo de desarrollo económico y social en la búsqueda de una «recuperación hacia una economía más sostenible y robusta», como señalaron más de 237 personalidades del ámbito empresarial, sindical, científico y político el pasado 20 de mayo.

También, en un articulo publicado recientemente, Antonio Brufau y Josu Jon Imaz, altos directivos de Repsol, vienen a señalar la necesidad de modificar el crecimiento del sector servicios por un mayor componente del industrial por cuanto «la experiencia de la última crisis financiera reflejó la mayor solidez de las sociedades industriales para mantener el empleo, salarios más elevados y contratos más estables y a jornada completa». Adicionalmente, la industria es un motor de investigación, innovación y tecnología, señalando que, en España, la industria invierte en I+D+i el 2,1 % del valor añadido bruto, mientras que el sector servicios solamente lo hace en un 0,5 %, es decir, cuatro veces menos. Conviene señalar además que, dentro del sector servicios, el turismo supondría todavía un componente de menor calidad en los términos de salario, empleo, estabilidad e I+D+i.