Jacobo Suárez: «Es frustrante no poder salir en procesión en Semana Santa, pero muy justificado»

La Cofradía de la Humildad, que Jacobo preside, cuenta con 180 cofrades de diferentes barrios de Santiago


santiago / la voz

«Un año de preparativos y de mucho trabajo que se pierde. Desde la fundación de la cofradía, siempre salimos [en procesión]. Nunca nos impidió salir la lluvia ni ningún otro problema. Es frustrante y da mucha pena, pero no creo que haya ninguna razón más justificada que la situación actual». Jacobo Suárez Fernández es el presidente de la Cofradía de la Humildad, que se constituyó en el 2008 por iniciativa de un reducido grupo de amigos. Ahora son 180 cofrades, «en los que se repiten apellidos, porque tenemos familias completas». La de la Humildad es una de estas cofradías. «Es conocida por ser de gente joven, aunque tenemos de todas las edades. Jóvenes y mayores. Algunos son apuntados al nacer, pero también tenemos cofrades de 80 años. Nuestra cofradía sí es de mucha gente de barrio. Muchos somos de Almáciga y de Vista Alegre, y hay participantes de Vidán y de Conxo». Aunque Jacobo elude reivindicar para la suya el título de la cofradía más compostelana. «Compostelanas son todas. La nuestra es muy de barrio, y la gente es muy participativa y se implica. Trabajamos todo el año».

La suspensión de la Semana Santa por la pandemia del coronavirus ha sorprendido a Jacobo y a todos los cofrades con todo listo para mostrar «las novedades que teníamos preparadas para el día 6 de abril, lunes, cuando salíamos en procesión». Los cambios serían visibles tanto el paso como en el recorrido de la procesión, que «sale de la iglesia de Santa María de la Cabeza, en Casas Reais», y que desde su fundación «fue muy seguida por los de Santiago. A lo largo del recorrido, y pese a ser a las nueve y media de la noche, y tener que trabajar al día siguiente, se juntaba mucha gente en la calle». Jacobo sostiene que el mejor sitio para ver el paso es la subida por la Conga. «Es una pena, hasta el año que viene no podrán verlo. Pero, el punto más complicado es la salida de la iglesia, en Casas Reais. Hay que ser muy cuidadoso, porque casi no hay espacio y un centímetro de despiste puede tirar todo abajo», matiza.

Explica Jacobo que, aunque la procesión comienza en Casas Reais, donde está guardado el paso, «este año se trasladó a Vista Alegre, a la iglesia de San Juan, por las obras que se están haciendo en Casas Reais». La suspensión de la Semana Santa, al margen del «fastidio por perder el trabajo hecho y por el daño económico que le supone a la ciudad, también se vive para dentro, porque para nosotros no es una fiesta, sino algo muy íntimo. Cada uno lo vive de forma distinta, y es algo más íntimo y personal».

Además, el trabajo de las cofradías no se reduce a los preparativos de la Semana Santa. «Durante todo el año se hacen otras actividades. La cruz de mayo y el acto de Navidad, cuando se celebra un festival en el que se recaudan dinero para entregarlo a la Cocina Económica». En mayo, los cofrades organizan una actividad con niños, que consiste en decorar cruces con flores. Será en la iglesia de Vista Alegre, «siempre que sea posible, y si hemos superado la crisis».

Otra actividad que desarrollan desde la Cofradía de la Humildad es la labor de difusión. «Editamos una revista para dar a conocer a la propia cofradía de la Humildad, pero también con la intención de divulgar todo el trabajo que se hace, además de la Semana Santa». La publicación de este año incluyó un artículo «que recoge a otras cofradías del Camino, con la idea de que se conozca el trabajo de otros sitios». Precisamente, la distribución de esa publicación iba a iniciarse estos días, pero «la crisis del coronavirus nos obliga a parar el reparto por seguridad», señala Jacobo Suárez.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Jacobo Suárez: «Es frustrante no poder salir en procesión en Semana Santa, pero muy justificado»