Santiago Central


Va calando la idea de que algo hay que hacer para alcanzar ese difícil equilibrio entre la avidez por atraer turistas a Santiago -para lo que ya no hace falta ni lanzar campañas de promoción- y conservar el carácter propio de la ciudad. No ya solo de la ciudad histórica, sino de toda la ciudad. Más todavía cuando se augura la llegada de diez millones de visitantes en el Xacobeo 21. Y si entre las muchas voces que se van sumando a esta demanda se cuentan reputados miembros del colectivo que se beneficia más directamente del turismo, hay que prestarles especial atención. Tasas sí, tasas no, es uno de los debates. Tasas habrá, ténganlo por seguro, aunque no se les pueda llamar tasas porque eso conlleva adentrarse en unos vericuetos jurídicos mucho más sencillos que los políticos, porque ya sabemos desde hace tiempo que la Xunta, competente en esta materia, no quiere oír hablar de ello. Habrá tasa a los excursionistas, los que vienen por poco tiempo y gastan menos dinero aún. Será por «servicio» de estacionamiento de autobuses o como quieran llamarlo, pero será. Los turistas que paren en hotel y, por tanto, gastarán más tiempo y más dinero, librarán... de momento. Quienes no librarán serán los visitantes fugaces característicos de las avalanchas de verano, esos que colapsan todo el centro de la ciudad (el histórico y el moderno) con sus coches locos por aparcar. Para ellos están pensadas las grandes áreas periféricas de estacionamiento, y también tendrán que apoquinar, aunque no se le llame tasa. ¿Dirá el Concello que cierra el acceso al centro de la ciudad? No querrá reconocerlo, pero lo hará. Al modo duro de Madrid Central o con amables policías a pie de calle, si los tiene. Pero lo hará.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Santiago Central