El Auditorio sopló treinta velas

Música, humor y gastronomía en una festiva jornada de puertas abiertas


Santiago

Todo comenzó un viernes. 20 de octubre de 1989. Laxeiro fue el primero en exponer sus obras. Allí inauguró una exposición. Y el prestigioso director de orquesta Odón Alonso, fallecido en el 2011, dirigió por primera vez una orquesta en su auditorio. Fue una obra de Tomás Marco, Campo de estrellas, con la Orquesta Nacional de España. Treinta años después, el Auditorio de Galicia sigue siendo un referente cultural en la comunidad y por supuesto en la capital gallega. Este domingo celebró una jornada de puertas abiertas. Día de conciertos, con el orfeón Terra A Nosa, que en sus dos actuaciones terminó entonando el cumpleaños feliz. Entre el público adultos y algunos niños. Como Gael, encantado porque además forma parte del coro infantil de la agrupación. Su madre, Uxía, admite que no siempre tiene tiempo para venir a este tipo de eventos pero aprovecha para acudir «a concertos sobre todo, e a exposicións». Le llama la atención la escasez de público infantil en todos aquellos actos que no están dirigidos específicamente a los niños.

En este domingo festivo hubo también visitas guiadas a las entrañas de este edificio. Tramoya, almacenes, escenarios... Los que se acercaron a este recorrido pudieron ponerse en la piel de directores de orquesta, músicos y artistas. Silvia Modia, subdirectora del Auditorio, forma ya parte de la esencia de esta institución. Casi lo inauguró. Empezó a trabajar apenas un mes más tarde, en noviembre del 89. «Se ha mantenido el espíritu a lo largo de estos años pero ha ido creciendo en función de las necesidades culturales de la ciudad y de los tiempos. De hecho nacimos como auditorio musical y solo con clásica, mientras que desde el 2004 asumimos muchas más actividades».

¿Las que más gustan? «Todas tienen su público». El programa de la Real Filharmonía es uno de los grandes atractivos, es indudable, pero el resto de actuaciones musicales y las exposiciones también tienen sus aficionados. Para los próximos años Silvia no se atreve a pronosticar, «intentaremos mantenernos y crecer», apunta.

La jornada de puertas abiertas resultó un éxito. Fueron muchos los que se acercaron a este auditorio. A las 13 horas le tocó el turno al humorista Carlos Blanco. Recordó su primera actuación, «alá cando aínda lle andaba cambiando os cueiros a Lois», su hijo. Después llegó la sesión vermú con Suso Alonso en el piano y tapas especiales en la cafetería. El treinta cumpleaños siguió por la tarde. Píscore ofreció un concierto para toda la familia y ya a última hora el fin de fiesta con Rut Balbís y el concierto de Ortiga. Y es que treinta años revitalizando culturalmente la ciudad bien se merecen un cumpleaños por todo lo alto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Auditorio sopló treinta velas